thecommunicationslab

10 desafíos que deben ser el programa básico de la nueva administración de Obama para América Latina.

In ARTÍCULOS Y MÁS, OBAMA on marzo 11, 2009 at 3:28 am
Consideramos importante poner este artículo ya que habla sobre las diez recomendaciones para la administración de Barack Obama respecto a América Latina.
“Washington tiene hoy una nueva oportunidad en América. Sin embargo, los latinoamericanos tendrán que ser convencidos de que los Estados Unidos pueden ser considerados como un socio fiable y un vecino responsable. La nueva administración ha de cambiar el tono y la forma de la diplomacia de EE.UU. y, lo que es más importante aún, la sustancia de las políticas de los EE.UU. y las acciones. Este informe analiza 10 importantes retos en los asuntos hemisféricos y sugiere cómo Washington debiera afrontarlos. Nuestras propuestas buscan armonizar las políticas de los EE.UU. con las nuevas condiciones de América Latina y poner un nuevo, más cooperativo y prometedor rumbo en las relaciones hemisféricas. Todos ellos, creemos, favorecerían los intereses nacionales y los valores de los Estados Unidos y los países de la región”. (Inter-Américan Dialogue. Estados Unidos)
1. Cada nación latinoamericana y caribeña tendrá que hacer frente a la consecuencias de la crisis financiera “made in USA”. Con la disminución de los mercados de exportación, la caída de los precios de las commoditys, la disminución del turismo y de las remesas y la caida drástica de los flujos de capital, todos los países de la región experimentarán un crecimiento económico más lento, un aumento del desempleo, y el incremento de la pobreza. El Presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, tiene razón al afirmar que la mejor manera de ayudar Estados Unidos a América Latina es reactivar rápidamente por su propia economía. Eso será lo mas efectivo para mitigar los daños de la crisis financiera mundial y la velocidad de la recuperación económica de la región. Pero los Estados Unidos deben también evitar las medidas proteccionistas que reduzcan el acceso de América Latina a los mercados y las inversiones estadounidenses y utilizar su influencia para aumentar los recursos del Fondo Monetario Internacional (FMI) e instituciones financieras multilaterales para ayudar a garantizar que América Latina y otras regiones en desarrollo puedan asegurar el capital que necesitan para sus propios paquetes de medidas de estímulo. Será vital mantener una comunicacion regular con América Latina y los ministerios de finanzas y los bancos centrales.
2. La política de Washington desde hace cincuenta años de aislar y sancionar a Cuba no ha obtenido nunca muchos resultados. Hoy en día es un anacronismo que sirve principalmente para aislar a los Estados Unidos del resto del hemisferio. Aunque Cuba ya no es una preocupación central de Washington, un replanteamiento de la política de EE.UU. debe ser una alta prioridad ya que se abrirá el camino a la cooperación con América Latina en muchas otras cuestiones. De hecho, nada será mas eficaz para convencer a los gobiernos de la región de que la administración de Obama se compromete a cambiar su orientación sobre los asuntos hemisféricos.
3. Más que con cualquier otro país de América Latina – y tal vez del mundo- los Estados Unidos necesitan una cooperación continua con Mexico en multitud de acuerdos bilaterales, regionales, y cuestiones mundiales. Sin embargo, Mexico puede convertirse en la más difícil prueba de la política exterior al Hemisferio Occidental, para la nueva administración, si la violencia criminal continúa en aumento y amenaza la seguridad del país. La perspectiva de un prolongado estancamiento económico en Mexico agrava el problema. Los Estados Unidos deberían ampliar su cooperación en materia de seguridad con el gobierno mexicano, que está dispuesto a trabajar más que nunca en este frente junto con Washington. Puede que haya llegado el tiempo para los dos gobiernos de desarrollar una autoridad fronteriza conjunta a fin de coordinar mejor las actividades de seguridad.
4. Muchos otros países latinoamericanos y del Caribe están buscando el apoyo de EE.UU. para hacer frente al empeoramiento de la violencia criminal que se ha convertido en una amenaza generalizada para la seguridad y el imperio de la ley en toda la región. Un replanteamiento a fondo de la estrategia de los EE.UU. contra las drogas sería particularmente útil. Dado que los problemas se han vuelto tan perjudiciales y afectan directamente a Intereses de EE.UU., Washington debería unirse con los gobiernos de América Latina y Caribe para examinar los problemas y las opciones politicas política y reforzar las estrategias de lucha contra la delincuencia en el hemisferio. Iniciativas en este área requeriran que Estados Unidos intensifiquen sus programas de asistencia y ampliarlos a más países. Washington también debería hacer más para controlar el contrabando de armas a América Latina y reconsiderar sus políticas relativas a la deportación de delincuentes condenados: Ambas cosas contribuyen al aumento de la violencia en la región. Un replanteamiento a fondo y la revision de la estrategia de los EE.UU. en la lucha contra las drogas, realizado conjuntamente con los principales gobiernos regionales sería particularmente útil.
5. Una nueva política de inmigración de EE.UU. es una prioridad crítica para Mexico y más de una docena de países de América Latina y Caribe. La agenda del nuevo presidente debe contemplar una reforma integral de inmigración -incluida la atención al desarrollo de programas para los trabajadores que satisfagan las demandas del mercado laboral de EE.UU., proporcionando un estatus legal a los 12 millones de inmigrantes indocumentados que viven en los Estados Unidos y diseñando incentivos y mecanismos de aplicación más eficaces para frenar la inmigración ilegal. Deben tomarse medidas inmediatamente para suspender la construcción del muro en la frontera México-Estados Unidos y proteger mejor los derechos de los migrantes ilegales en los Estados Unidos. Estas medidas serían ampliamente aplaudidas en toda la región y encajarían mejor la ley de inmigración de Estados Unidos con los intereses y valores nacionales.
6. Las iniciativas de nuevo comercio no serán una prioridad para nadie de los Estados Unidos o la mayoría de naciones de América Latina en el próximo período. La administración de Obama, sin embargo, ha heredado un programa inconcluso sobre el comercio que debe completarse. Concretamente, debería tomar medidas rápidas para obtener la ratificación del Congreso de los acuerdos de libre comercio ya negociados y firmados con Colombia y Panamá, restaurar las preferencias comerciales a Bolivia y considerar nuevas preferencias para Paraguay, y buscar acuerdos con Brasil sobre un enfoque común a escala mundial y regional de las negociaciones comerciales.
7. La influencia de Brasil en los asuntos mundiales y regionales ha aumentado considerablemente en los últimos años. Ni Brasil ni los Estados Unidos parecen estar listos para una asociación estratégica a más largo plazo, pero hay muchos asuntos regionales e internacionales importantes en los que Estados Unidos debe poner todos los medios para buscar la cooperación de Brasil. Áreas de especial oportunidad son el cambio climático, el desarrollo de la energía y las negociaciones sobre el comercio mundial – todo lo cual podría producir importantes beneficios para ambos países.
8. El desafío mas claro para los Estados Unidos proviene del presidente de Venezuela Hugo Chávez, que insistentemente ha tratado de reducir la influencia de Washington en América Latina. La actual bajada del precio del petróleo y la disminucion de la influencia regional de Chávez ha reducido la urgencia de la acción de Washington. Es posible que se suavicen las tensiones bilaterales para restablecer las relaciones diplomáticas (retirado el embajador el pasado mes de septiembre) y renovar las relaciones diplomáticas formales. Pero Washington debe mantener sus expectativas modestas -y reconocer que la mejor manera de compensar las actividades de Venezuela en el hemisferio es mejorar la cooperación de Estados Unidos con otros países de América Latina.
9. En los últimos años, Estados Unidos no ha sido un eficaz defensor de la democracia. Para desempeñar un mayor papel político en la región, Estados Unidos debe reconstruir su disminuida credibilidad en la democracia y los derechos humanos. A este respecto, la eleción del Presidente Obama ha marcado una diferencia. Sus primeras decisiones de cerrar la cárcel de Guantánamo y poner fin a la utilización de la tortura en los interrogatorios han ayudado mucho. Es esencial que toda la política de seguridad internacional de Estados Unidos respete los derechos civiles y Humanos y que Washington no flaquee en su apoyo a las instituciones democráticas y prácticas en Latinoamérica. La nueva administración también debe trabajar con los gobiernos de Canadá, el Caribe y América Latina para fortalecer el papel de la Organización de Estados Americanos (OEA) en la salvaguardia de la democracia.
10. Washington debería trabajar en la reciente cooperación interamericana en Haití- la más pobre y precaria nación de América- para promover el establecimiento de un compromiso a largo plazo y multilateral para las necesidades del país. El próximo año será un período de extrema dificultad económica para Haití. Estados Unidos puede ayudar de forma inmediata suspendiendo la deportación de inmigrantes haitianos indocumentados, ampliando la ayuda y alentando a los bancos multilaterales a perdonar la deuda de Haití.
Estos 10 desafíos deben ser el programa básico para América de la nueva administración. Trabajando en estrecha colaboración con los paises de América Latina y Caribe y con Canadá, los Estados Unidos deben tratar de abordarlos pragmática y enérgicamente, sobre la base de los progresos realizados en los últimos años. Este es un momento para resolver problemas, reducir la discordia y la fricción y aprovechar las oportunidades para la acción conjunta. El éxito en estos esfuerzos revitalizará las relaciones de los EE.UU. en el hemisferio y sentará las bases para una aproximación a los asuntos regionales que fortalecerá la comunicación, cooperación y la iniciativa multilateral.
(Extracto del informe “A Second Chance: US Policy in The Americas”)
Fuente: Infolatam
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: