thecommunicationslab

República Dominicana: Como persuadir al electorado

In REPÚBLICA DOMINICANA on marzo 12, 2009 at 1:31 pm
La cita electoral para las elecciones de los representantes a ocupar los cargos de Senadores, Diputados, Síndicos y demás representantes del pueblo dominicano se acerca y, en esta coyuntura crucial, los debates políticos cobran mayor protagonismo.
Tanto en escenarios motivados por organizaciones de la vida civil como ANJE y Participación Ciudadana, que buscan proporcionarle a los electores una herramienta para conocer las propuestas y posiciones de los candidatos a los temas de mayor interés, como en la guerra de palabrerías que a través de los medios se improperan los oponentes, los expertos aseguran que estos enfrentamientos siguen siendo decisivos y positivos.
Sin embargo, una cosa es hablar, y otra bien distinta, comunicar. Lo primero puede hacerlo cualquiera; lo segundo tan sólo aquellos que saben por qué y para qué se dirigen a otras personas. En palabras del filósofo griego Platón: “el sabio habla porque tiene algo que decir; el tonto, porque tiene que decir algo”.
A través del debate los votantes identifican en los buenos expositores representantes con credibilidad, carisma y capacidad para administrar las riendas del país. Pero ¿ser un buen orador garantiza un buen desempeño en las funciones para la que serán elegidos? ¿Puede un incompetente persuadir al electorado a través de una aparición convincente y un buen discurso?
Ciertamente, hay líderes que cuentan con un carisma innato, habilidades y facilidades para hacer uso de la palabra. Sin embargo, está comprobado que hablar en público es un arte que puede ser aprendido y dominado; tan solo requiere agallas para enfrentarse a uno mismo, dominar los miedos e inseguridades y profundizar para construir un buen discurso.
Como en una buena obra teatral, los candidatos llegan a manejar adecuadamente los ademanes corporales y gestos; utilizan apropiadas entonaciones vocales, enfatizando la voz cuando se requiere; poseen un desenvolvimiento y dominio del escenario; se asisten de tecnología de vanguardia; y por último, pero no menos importante, poseen un mensaje motivador, estremecedor e inspirador que apela a lo más intimo del electorado.
Está comprobado que “lo más importante no es lo que se dice, sino cómo se dice”. Consultores de MediaSmart como de B&C Estrategia Total afirman que el significado de las palabras viene determinado por la persona que escucha y no por la que habla. Altamente influenciado por las creencias, vivencias, expectativas y percepciones del oyente.
Se recomienda que al hablar en público se tenga muy en cuenta a la audiencia. Identificarla de antemano permite adecuar el contenido del mensaje y planificar maneras para concertarse emocionalmente con la misma, ya sea a través de anécdotas, experiencias y ejemplos cotidianos que permitan conquistar su atención.

Los líderes que dominan este arte han aprendido que siempre se comienza el discurso con la sustancia. Es decir, diciendo lo que se va a decir, luego se repite dicho mensaje varias veces durante la alocución para que pueda insertarse en el subconsciente de la audiencia y finalmente termina su intervención recordando nuevamente lo que ha dicho, impregnado de impacto y drama.
Para ser un buen orador se requiere entusiasmo, autenticidad, transparencia y carisma. Cualidades todas presentes en el Presidente Barack Obama, quien supo conectar, persuadir y convencer a los ciudadanos norteamericanos de la imperante necesidad de un cambio en el liderazgo de ese país, utilizando frases tan sencillas como “HOPE”, “CHANGE” y “YES WE CAN” dentro de la plataforma comunicacional.
Tomando esto en consideración, la carrera hacia el Estado se hace fácil. Nuestros ilustres y honorables candidatos, más que capacidades y programas establecidos, ejercitaran el arte de hablar bien en público, asistiéndose de la ayuda de los llamados “Coachers” con el propósito de adquirir las destrezas necesarias que le permitan salir airosos de la contienda. Sin embargo, un discurso sin sustancia se convierte en un “Sancocho sin vitualla”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: