thecommunicationslab

México: En los medios hoy no hay debate de ideas, sino sólo ocurrencias

In AMÉRICA LATINA, ARTÍCULOS Y MÁS, MÉXICO on abril 3, 2009 at 6:14 pm
Un artículo MUY interesante de Carmen García Bermejo de El Financiero, publicado en Prensafondo.com :

A través del seguimiento informativo en los periódicos de circulación nacional, la historiadora Silvia González Marín desentraña una antigua y permanente práctica en el México contemporáneo para escribir el libro Prensa y poder político / La elección presidencial de 1940 en la prensa mexicana (Siglo XXI Editores), que ya circula en librerías del país.

Después de que México vive su revolución, el proceso de los caudillos y el periodo del maximato, Lázaro Cárdenas del Río construye -al llegar al poder- el presidencialismo y, después, un partido de sectores: el Partido Nacional Revolucionario (PNR). De acuerdo con la especialista Silvia González Marín, esto da origen al sistema político mexicano. Luego, para reforzar la soberanía del país, nacionaliza el petróleo y, más adelante, emite la Reforma Agraria, acto con el cual sienta las bases para el cambio de un país eminentemente agrícola al camino hacia la industrialización.

Seguir Leyendo…

En ese momento se puso en marcha la visión de un Estado rector de la economía con compromiso social. Como toda reforma afecta intereses, la elección presidencial de 1940 fue muy fuerte: se organiza en la oposición desde revolucionarios que critican y no están de acuerdo con las políticas de Lázaro Cárdenas hasta generales que habían participado en la revolución pero que, ahora, se pronunciaban en defensa de la propiedad privada.

En ese proceso del Estado en construcción se genera un gran debate en la prensa y las campañas de los candidatos en contienda son seguidas minuciosamente por los periódicos. Por ello, la historiadora González Marín realiza un análisis de la información publicada en El Universal, La Prensa, Excélsior, El Hombre Libre, El Popular (de la CTM), La Voz de México (del PCM) y El Nacional (del gobierno en el poder), donde no sólo se revela el proceso electoral de ese periodo sino el actuar entre la prensa y el poder político.

En entrevista, González Marín comenta que, en ese momento, la prensa ocupa un lugar muy importante: el debate es fuerte e interesante porque existe una gran pluralidad: prensa de derecha, de izquierda y social, donde se genera la discusión de las ideas y se expresan posiciones políticas y fuertes críticas al gobierno de Cárdenas. Aunque prevalece una regla no escrita: no tocar la figura del presidente. Así, desde Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles hay un juego que está entre el respeto y el chantaje con la prensa. Sobre todo porque, en la medida en que un gobierno es débil, la prensa se toma muchas más libertades de las que le corresponden debido a que el gobierno tiene pocos instrumentos para controlarla, como sucedió con Francisco I. Madero.

Para la también catedrática de la UNAM, Cárdenas del Río fue muy inteligente en ese sentido y otorga amplia libertad a la prensa. Pero utiliza otros mecanismos de control:

-Los mismos dueños de los periódicos -precisa- piden que el Estado intervenga fijando precios oficiales al papel porque, en ese momento, ese elemento primordial, que provenía de la industria San Rafael, era muy caro. Entonces, Cárdenas emite un decreto donde se establece la fundación de la Productora e Importadora de Papel, Sociedad Anónima (PIPSA), la cual se convierte en un punto nodal en la relación entre prensa y gobierno.

González Marín añade que las campañas para la elección presidencial de 1940 son seguidas por los periódicos de todas las corrientes ideológicas. Pero también la prensa hace la noticia; es decir, fabrica la nota ya que, después de la transformación del PNR a PRM (Partido de la Revolución Mexicana), comienzan a moverse muchos grupos de derecha y ultraderecha, pero de forma desunida. Entonces, la prensa de derecha empieza a buscar un candidato que pueda unificar a la oposición para hacerle frente al candidato oficial.

En ese contexto, la historiadora indica que la prensa de derecha difunde varios nombres como los posibles candidatos. Pero ninguno tiene el carisma y las cualidades que pudiera conseguir el objetivo. Hasta que ubica al general Juan Andreu Almazán, aunque éste tiene una historia muy dudosa por haberse declarado zapatista y, luego, abandonar la causa e irse con Calles. Aun así, la prensa comienza a apoyarlo hasta que al final queda como candidato del Partido Revolucionario de Unidad Nacional.

Por otro lado, González Marín asegura que cuando salen los nombres posibles a ser los candidatos del PRM, como Mújica, Sánchez Tapia y Manuel Ávila Camacho, lo primero que hace la prensa es exaltar la figura de Mújica, aunque antes lo había criticado. Al percibir que él no tiene posibilidades y que la cargada va con Ávila Camacho, entonces la prensa infla a Mújica diciendo que la revolución pierde a su mejor hombre, pero lo hace como juego político para obligar al elegido a proponer una política conciliadora.

En esta tónica, la prensa empieza a subir a Almazán y a cuestionar a Ávila Camacho:-

Es 1939 y la campaña está en su apogeo -explica González Marín-. La prensa pone el acento en todo aquello que los empresarios quieren y lo ponen en boca de Almazán. Cuando Almazán percibe que la prensa lo tiene en la cúspide, radicaliza su posición hacia la derecha. En cambio, Ávila Camacho cuenta con un partido organizado en sectores de la población y quien le dirige su campaña es Miguel Alemán, muy hábil para controlar a la prensa. A principios de 1940, los periódicos de derecha dejan caer al candidato que habían inflado y empiezan a resaltar las cualidades del candidato del PRM.

La especialista añade que, en 1940, Ávila Camacho le empieza a quitar las banderas a Almazán. Éste se desespera y comienza a atacar. La prensa lo deja caer y Almazán publica un desplegado donde le reclama a los periódicos su falta de apoyo:

-Pero la prensa no lo descobija del todo -agrega-, porque les sirve para presionar al elegido. El triunfo del candidato del PRM se dio en las urnas, pero también por el juego político establecido entre prensa y poder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: