thecommunicationslab

México: Twitter entra a la campaña mexicana

In ARTÍCULOS Y MÁS, MÉXICO on abril 24, 2009 at 5:37 pm
Por: Mario Campos
Twitter es lo de hoy. Y si usted no sabe lo que es aquí se lo explico. Se trata del gran fenómeno en Estados Unidos – que de manera acelerada está llegando a nuestro país – y que en términos coloquiales es una red social que funciona a partir del llamado microbloging, ejercicio en el que una persona o institución (como EL UNIVERSAL) escribe lo que piensa, siente o cualquier cosa que desee compartir en 140 caracteres. (Poco menos de lo que se puede enviar a través de los mensajes de celular, los SMS).
¿Qué se puede hacer en ese espacio? Mucho: compartir una liga a un sitio, un blog, o a una fotografía, informar sobre algo que está pasando en tiempo real, pedir alguna información a quienes le siguen, entre cientos de aplicaciones. El fenómeno es de tal magnitud que el actor Ashton Kutcher (esposo de Demi Moore, entre otras cosas) acaba de reunir más de un millón de seguidores que están al pendiente de todo lo que publica. Más que los 892 mil que tiene el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama (@BarackObama), por mencionar sólo dos casos de celebridades que están usando esta herramienta para tender un puente con quienes están interesados en ellos sin pasar por los medios de comunicación tradicionales.

Seguir Leyendo…


Del tema hablaremos en varias ocasiones en este espacio, por ahora, lo que quiero compartir es que hace unos días un partido político mexicano entró a este medio. Se trata de Convergencia (que pueden seguir con el nombre @naranjanaranja en Twitter) y que ha sido objeto de una interesante polémica en ese y en otros medios como la blogósfera como retrató en su blog la periodista mexicana Karina Velázquez (@karyva en Twitter, quien lleva ya más de mil seguidores) Convergencia entró para tratar de mandar sus mensajes: destacar el trabajo de sus legisladores, dar cuenta de sus actividades de campaña y entrar en contacto con potenciales electores. ¿Y qué encontró?

1.Que los usuarios de estos medios suelen ser muy celosos de sus territorios y cualquier uso por parte de quien consideran un extraño puede ser castigado. (Experiencia que viví en carne propia hace algunos años cuando entrevisté a Vicente Fox para mi blog) De ahí que algunos de los comentarios eran reproches a quienes, en opinión de los usuarios, intentaban politizar o usar el espacio.

2.Que en Twitter – como en youtube.com, facebook.com o los blogs – la estructura de la comunicación es horizontal, no vertical. En estos terrenos no hay un solo discurso evidentemente superior que se imponga. Por el contrario, cualquier emisor puede encontrar una réplica que puede tener la misma o mayor repercusión.

3.Que como apuntaba un interesante artículo sobre la cultura de Facebook frente al modo de las grandes empresas de las listas de Fortune, “aquí las jerarquías son naturales, no prescritas”. Realidad que no entendieron los promotores de Convergencia al presionar a usuarios (como a @karyva) para intentar que los siguieran; en estos medios la credibilidad y el respaldo nacen como resultado del trabajo, los contenidos, las propuesta, no de la presión.

4.Que si bien la clave de estos espacios – como apuntaba hace unos días en este blog – está en la capacidad de generar conversación, ésta no puede ser a partir de la confrontación con los usuarios. Debatir puede ser bueno pero a partir del reconocimiento de que se está en la casa del otro y que se tiene que ganar un lugar. Lo otro, la descalificación, es la vía más corta para ser bloqueado por un usuario y de ahí entrar a una espiral de rechazo que sería muy difícil revertir.
5.Que los medios como Twitter, Facebook o los blogs, se aprenden usándolos, a partir de la prueba y el error.

A diferencia de lo que apuntaron algunos integrantes de Twitter considero muy positiva la inclusión de Convergencia en estos terrenos. Los partidos y los políticos mexicanos no deben estar al margen de estas herramientas, en especial si pensamos que es una manera para que transmitan sus mensajes, pero sobre todo para que escuchen y reciban comentarios directamente de los ciudadanos.

Cualquiera que se asome en estos medios – como ocurre con otros espacios públicos, aun los tradicionales como las plazas – encontrará que en principio la actividad política goza de muy mal prestigio y es a partir de esa realidad que se tiene que empezar a dialogar. Por eso fracasará todo aquel que intente pontificar. Sin embargo, eso tampoco significa que se deba permanecer en silencio y renunciar a que se escuche su voz.

Los políticos que lo intenten tendrán que renunciar a su estatus de entes superiores para intentar persuadir, y para ello, los resultados serán la mejor herramienta de propaganda. Siempre y cuando entiendan una cosa: la tecnología es sólo un medio que requiere un conocimiento de un uso técnico y de su propio lenguaje, pero el contenido es mucho más importante que la forma.

Por eso la pregunta que deben hacerse es si tienen una oferta que resulte atractiva para los usuarios con los que van a conversar. ¿Tienen propuestas para los temas que interesan a esas generaciones? ¿Saben cuáles son los temas que les importan? ¿tienen un auténtico interés en escuchar y aprender?¿podrán soportar la crítica en estos campos virtuales por lo que hacen en los campos reales?

El tema es fascinante y con sus comentarios (en este blog y en el diálogo que espero sigamos en Twitter) podremos buscar las respuestas. Por lo pronto felicidades a Convergencia que se atrevió a dar el paso. Veremos si ahora sabe sacarle provecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: