thecommunicationslab

República Dominicana: Una suma que resta

In REPÚBLICA DOMINICANA on mayo 18, 2009 at 3:29 pm

Por Rissig Licha

La aritmética es el estudio de los números; cómo dos más dos son cuatro y tres menos dos da uno. La matemática, sin embargo, es algo más complejo pues comprende el estudio de las propiedades de entes abstractos–números, figuras geométricas o símbolos, y sus relaciones. A veces, tanto la una como la otra, nos resultan desafiantes pero no tanto como cuando se trata de entender la suma aritmética del complejo arte matemático de la política, particularmente cuando se trata de la que se practica en la República Dominicana, país en que a veces sumando se resta.

El país más grande de La Española es un país de frágil, por no decir, inoperantes e inexistentes instituciones que rige sus destinos a través de comicios democráticos, pues se hacen a través de elecciones, aun cuando éstas siguen siendo subvertidas a través de componendas extraparlamentarias de espaldas al pueblo y las instituciones democráticas como ha quedado refrendado por el acuerdo del Jaragua entre el presidente Leonel Fernández Reyna y el ex candidato a presidente Miguel Vargas Maldonado para reformar la Constitución y de paso perpetuar la reelección–algo que el pueblo rechaza por amplio margen.

La firma del pacto entre los dos líderes—uno en franco dominio del oficialismo y el otro tratando de cargarse la jefatura del principal partido de oposición—pone al descubierto el ejercicio de una matemática política que en vez de sumarle al interés nacional le resta y pone al descubierto una ecuación en la que se comparte el poder de acuerdo a cuotas pactadas entre partidos políticos que, con su accionar, erosionan su representatividad y su capacidad de convocatoria de las fuerzas vivas del país.

Seguir Leyendo…


¿Qué significa el Pacto del Jaragua? Uno, Fernández Reyna más otro, Vargas Maldonado, suman dos que se convierte en uno con el acuerdo. El primero logró garantizar la reelección. El segundo logró que le reconozca categoría para sentarse a negociar con el primero. Y los dos lograron excluir la participación y voz del pueblo en la toma de una decisión de tal trascendencia.

Al oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD) le quita un escollo en su afán por sustituir la Constitución actual con una de más de doscientos cincuenta artículos, entre éstos la que permite, la reelección—el principal objetivo de Fernández Reyna. Le quita, además, la necesidad de pactar con el partido bisagra, el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), para lograr sus propósitos. Y le da la oportunidad de escoger a su contario, pues de facto, reconoce como líder del PRD a Vargas Maldonado.

Al Partido Revolucionario Dominicano (PRD) en el que milita Vargas Maldonado le resta la acusación de ser un estorbo, pero no le suma mucho más, pues le resta toda credibilidad como símbolo de cambio—ahora es igual en términos institucionales que el PLD, y Miguel es igual que Leonel—para muestras usaron corbatas similares en la firma—y, por consiguiente, ni la colectividad, ni su líder representan una alternativa real para los independientes y los que desencantados con el sistema que no tienen quién los represente y que suman más de un cuarenta por ciento de los electores. Amén, de que aviva las aspiraciones del ex presidente Hipólito Mejía quien, en virtud, del pacto puede aspirar en el 2012, creándole internamente una quinta columna a Vargas en su empeño por repetir como candidato, algo que servirá al oficialismo para debilitar aún más a la oposición.

La aritmética de Vargas Maldonado presupone la teoría de que ante la imposibilidad, resultante del tratado, de ir a la reelección consecutiva en el 2012, Fernández Reyna le deja la puerta abierta a que Miguel se corone presidente. Esa misma ecuación fue la que Leonel le vendió hacia lo interno del PLD a Danilo Medina en el 2004 y llegado el 2008 con un simple borrón y cuenta nueva lo sacó de la papeleta presidencial para quedarse en el cargo. Y hoy, Danilo ni suma, ni resta.

La ecuación Fernández Reyna-Vargas Maldonado tiene otras consecuencias para el mapa político dominicano. Elimina al PRSC, a quien le han dado la estocada final, eliminándole como relevante en la discusión de la política nacional y creando un bipartidismo aparente entre dos colectividades que, en una ocasión fueron una y que ahora, a partir del Pacto del Jaragua, actúan de común acuerdo perdiendo definición ideológica—similar a lo que han logrado los Kirchner en la Argentina en su afán por eliminar las diferenciaciones partidarias para consolidar una única opción política según los designios del oficialismo.

El tratado del Jaragua que ahora tendrá que ser legalizado en el Congreso también le suma mucho a los senadores y diputados que hoy ocupan sus escaños a los que le han allanado el camino para obtener su salvo conducto al pacto con el acuerdo de la extensión del término electivo por seis años, en vez de cuatro, a partir de los comicios del 2010 para con ello “unificar” todas las elecciones, acto que favorece a los hoy parlamentarios pues casi les “perpetúa” en sus cargos. Con ello los pactantes se aseguraron que los que no participaron en la negociación no la echen por la borda.

Al que se cargaron los dos, Fernández Reyna y Vargas Maldonado, es al pueblo dominicano que tras que ha tenido que presenciar un debate constitucional a espaldas de la Sociedad Civil ahora tendrá que aceptar el resultado de la suma de los dos: la seria erosión de que se vive en democracia, de que las instituciones representativas del pueblo en verdad le representan y que las decisiones nacionales son trofeos particulares posibles para aquéllos que, por invitación, participan en un hato de caza exclusivo de la clase política. La matemática política dominicana, compuesta por estas sumas y restas, presenta un cuadro poco halagador para lograr como resultado el fortalecimiento de las instituciones democráticas del pueblo. Por eso, hay veces y esta es una clara muestra de ello, que sumando se resta.

Fuente: Rissig Licha

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: