thecommunicationslab

Luz, cámara… training con los medios

In ARGENTINA, ARTÍCULOS Y MÁS on junio 3, 2009 at 9:54 pm
Políticos y dirigentes corporativos se entrenan para no dar pasos en falso con el periodismo.

Por D.C. y G.P.

El hombre (o la mujer) sale por la puerta. Las cámaras se encienden y una horda de movileros se le tira encima, acribillándolo a preguntas sobre un tema, dos temas, cualquier tema. El hombre (o la mujer) responde. Mejor o peor, pero responde. La escena –igual a cualquiera de las que se repiten con variantes todos los días en las pantallas de los televisores– esta vez, sin embargo, no es real. O sí, pero no será transmitida por los canales, sino que forma parte de un curso intensivo de contacto con los medios, una modalidad de entrenamiento a la que cada vez recurren más funcionarios, políticos y dirigentes de empresas para desempeñarse con mayor eficacia (o, por lo menos, sin despeñarse por el abismo del ridículo) en nuestra realidad mediatizada de cada día.

Hoy, en la Argentina, hay una decena de consultoras que se dedican al training de medios con diferentes modalidades, que van desde cursos puramente teóricos, pasando por clases de oratoria o de diseño de estrategias de comunicación, hasta prácticas de role playing donde los alumnos se enfrentan a cámaras y micrófonos enarbolados por algunos de los mismos cronistas que ven todos los días por televisión.

Seguir Leyendo…


“La idea de los cursos comenzó hace varios años cuando dictaba Comunicación Política y Organización de la empresa Informativa en la UCA, ante la necesidad de capacitación de varios políticos para enfrentarse a las campañas y transmitir sus ideas de la mejor manera posible. Para lograr una buena política de comunicación hay que ordenar el mensaje y saber sugerir. Darle sentido, según el sector al cual va dirigido, para adaptarlo y que penetre en la gente”, dice a Miradas al Sur Eduardo Reina, CEO de Tres Cuarto Comunicación. “Los primeros en requerir esta modalidad de entrenamiento para el contacto con los medios, hace ya más de veinte años, fueron los ejecutivos de asuntos públicos de las grandes empresas. Tomaron conciencia de su necesidad después del desastre del buque petrolero Exxon Valdés, en Alaska, cuando a la crisis provocada por el derrame de petróleo se le sumó otra crisis, la provocada por las fallas de la empresa en la comunicación a través de los medios, que potenció su repercusión pública. La demanda de los dirigentes políticos es más reciente”, explica Carlos Cánepa, director de CCP Medios.

En una sociedad profundamente mediatizada, la dirigencia política pelea y negocia palmo a palmo su presencia en los medios. En campaña, los segundos en la radio y la televisión o los centímetros en los diarios se miden a valores potenciales de votos. El desempeño frente a las cámaras y los micrófonos parece más importante que el contenido de las propuestas y los proyectos. Por eso, no son pocos los que toman cursos de oratoria. “Nuestro target son empresarios y políticos, que buscan mejorar su manera de expresarse y de transmitir sus mensajes. Ahora también estamos incorporando un nuevo curso de marketing político”, dice Valeria Ayala, de la Consultora Idea, que al ser consultada por este diario prefirió no explayarse sobre la metodología de trabajo.

El deseo de aparecer en los medios tiene como contracara el temor a cometer errores de comunicación –sobre todo en situaciones imprevistas–, que pueden costar caro. “Si un político es abordado por un periodista inesperadamente y se le hacen preguntas incómodas, la mejor manera de actuar es conservando la calma y, a través de técnicas puente, ir rápidamente al mensaje que el político quiere transmitir. Otra solución son las respuestas monosilábicas. Con respecto a la imagen los cambios son básicos, pero nunca se debe cambiar la personalidad del político. Por ejemplo, si usa bigote no se le va a proponer que se lo afeite”, recomienda Reina. “Tratamos de capacitar para todas las situaciones. Nuestro curso básico, de una o dos jornadas intensivas, incluye el entrenamiento para reportajes con los movileros, conferencias de prensa y entrevistas de radio y televisión, todos ellos realizados por periodistas en actividad. Se hace la práctica, se la graba y se analiza el desempeño antes de repetirla para mejorar el desempeño, evitar la repetición de errores y mejorar la calidad de las respuestas”, explica Cánepa.

En cuanto a quiénes son los clientes, su identidad es reservada como un secreto de Estado. “Quienes más acuden son diputados, gente en campaña electoral, empresarios. Vienen porque quieren saber la mejor manera de comunicar”, cuenta Reina sin revelar nombres. “Tenemos clientes de todos los ámbitos y, en el caso de los políticos, de casi todos los partidos. Con todos ellos firmamos convenios de confidencialidad, una práctica que siempre tuvimos con las empresas y que hoy también requieren los dirigentes políticos”, dice Cánepa. Los precios, en cambio, no son secretos aunque sí muy variables: según la cantidad de participantes y el tipo de curso van desde los 1.000 pesos a los 5.000. Por persona, claro.

Fuente: El Argentino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: