thecommunicationslab

República Dominicana: Es Hora de Meter la Pata

In REPÚBLICA DOMINICANA on junio 15, 2009 at 1:40 pm
Por Lara Guerrero

No es válido decir que en nuestro país hay problemas de comunicación, en especial en lo que respecta a nuestra clase política. Es común ver a nuestros funcionarios y políticos dando declaraciones de manera diaria y opinando sobre cualquier y todos los temas. Salen por la puerta, las cámaras se encienden y una manada de periodistas se le tira encima, acribillándolos con preguntas sobre la gripe A1HN1, el levantamiento del embargo a Cuba, la pérdida del avión de Air France, el pacto de partidos, los bonos de 1,000 millones y por que no la venta de REFIDOMSA, entre otros.

El individuo responde mejor o peor, pero responde. Son escenas repetitivas todos los días en las pantallas de los televisores y canales dominicanos. La población ya ni caso le hace a las declaraciones porque ha perdido el interés en los interlocutores.

Muchos, para no decir todos, carecen de una preparación adecuada para enfrentar a los medios y menos de un discurso o mensajes listos a transmitir. Solo se ciñen a responder preguntas de manera irresponsable sin visualizar la tremenda oportunidad que es poder contar con unos minutos de espacio de TV o radio para llegarle a los electores.

Seguir Leyendo…


Hoy día esto no es excusa ya que existen un sin número de consultoras que proveen cursos intensivos en modalidad de entrenamiento que son de gran utilidad, y los cuales deberían ser parte de la capacitación obligatoria de cualquier funcionario, político y/o dirigente partidista para desempeñarse con mayor eficacia por por lo menos sin despeñarse por el abismo del ridículo en nuestra realidad mediatizada de cada día.

Y es que es imperativo que muchos de nuestros políticos realicen estos entrenamientos para poder enfrentarse a las campañas y transmitir sus ideas y posiciones de la mejor manera posible. Tienen que aprender a ordenar sus mensajes y lograr sugerir sus posiciones en cada coyuntura, de manera que los mismos tenga sentido para la audiencia a que van dirigidos.

En un país con más de 12 periódicos diarias, más de 35 estaciones de TV y 200 de radios y un sinfín de medios electrónicos / online, la dirigencia política negocia y pelea por un espacio diario en los medios de comunicación, con ola percepción de que la frecuencia, más que el contenido, les ayudará en la carrera electoral. En campaña, los segundos en la radio y la televisión o los centímetros en los diarios se miden a valores potenciales de votos. El desempeño frente a las cámaras y los micrófonos parece más importante que el mensaje, propuestas y/o proyectos. Por eso, no son pocos los que toman cursos de oratoria.

Oí escuchar recientemente a un dirigente partidista decir “nuestro target no es la burguesía, sino el pueblo y a estos no hay que hablarle bonito, sino lo que a ellos le interesa saber”. En esto tiene razón, cada audiencia tiene su mensaje, tono y vocero adecuado para lograr que lo que deseamos permanezca.

Sin embargo, el deseo de aparecer en los medios tiene como contracara el temor a cometer errores de comunicación –sobre todo en situaciones imprevistas–, que pueden costar caro. Ósea nuestros políticos, dirigentes, o funcionarios no tienen miedo de meter la pata.

Si un político es abordado por un periodista inesperadamente y se le hacen preguntas incómodas, la mejor manera de actuar es conservando la calma y, a través de técnicas puente, ir rápidamente al mensaje que el político quiere transmitir. Poco común en nuestra cotidianidad mediática diaria. Vemos a nuestros representantes ofreciendo declaraciones vagas, sin esencia y contenido.

Enfrentar a los medios sin la preparación adecuada es como ir a la guerra sin armamento. Así es imposible alcanzar la victoria o ganar una simple batalla. Por responsabilidad o por mera consideración nuestros dirigentes, políticos y funcionarios deberían ponerle atención al tema y hacer su tarea diaria de preparación para lograr captar la atención de las audiencias. De no ser así se verán enfrentados a la dura competencia del uso del control remoto, que nos ayuda a migrar nuestra atención hacia una serie o telenovela, la mayoría muy fantasiosas y vacías, pero con actores mucho más atractivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: