thecommunicationslab

México: Escenarios de la Izquierda en México. "El caso PRD"

In ARTÍCULOS Y MÁS, MÉXICO on junio 22, 2009 at 8:22 pm
Por: Enrique Echaide García

La característica histórica de la izquierda en México “su falta de unión” se presenta nuevamente esta vez en el seno del Partido de la Revolución Democrática (PRD), a 19 años de su fundación.

En 1988 a raíz de un malestar generalizado en los sectores progresistas del país se logra crear un partido nuevo y fuerte de izquierda, el PRD. El líder moral Cuauhtémoc Cárdenas recibe la legitimación de la izquierda histórica, de manos de Heberto Castillo,en un acto de nobleza en plena explanada de Ciudad Universitaria donde 20 años antes fue ocupada por el ejército, de donde logró salir el mismo Heberto Castillo de un cerco miliar, para ir directo a ver a Lázaro Cárdenas y pedirle protección.

Los dos líderes logran unificar fuerzas y para 1989 se presenta ante un IFE en vías de limpiarse, el partido del sol azteca.

Seguir Leyendo…


Cuauhtémoc Cárdenas lograba lo que ningún gran perdedor de la historia político-electoral del siglo XX había hecho: Fundar un nuevo partido político, apoyándose de manera inteligente en una coyuntura de desacuerdo y unificando los criterios diversos de los “ismos” de la izquierda.

Quedaban como referentes vergonzantes las contradicciones en las que habían terminado las derrotas históricas protagonizadas por Vasconcelos, Almazán y Henriquez.

Pero el PRD con poco tiempo de vida se ha burocratizado, beneficiando a su elites al grado de que hoy en día los resultados políticos importantes con seis gubernaturas y con la segunda y tercera fuerza en los ámbitos legislativos nada tiene que ver con la realidad pobre del país, cuya sociedad está fuera de todo beneficio político.

LA CRISIS DE PARTIDOS

Esta crisis deriva en el momento en que los sindicatos que apoyaban corporativamente al PRI vieron el cambio de rumbo para mal del propio partido. A partir de Salinas de Gortari cuando surge la tecnocracia es cuando los sindicatos “se liberan” del compromiso corporativo para con el partido de Estado y se dan a la búsqueda del mejor postor.

Desde luego que las ofertas llegaron a todos los partidos; todos los líderes se perpetraron en el poder, así el sector obrero se movía para su contra cada más gremial de izquierda a derecha, todos aparte con su coto de poder independiente y “libre” de irse al apoyo de la mejor opción, esta vez no sólo partidos sino grupos de poder.

De igual forma el sector campesino vio la debacle del campo apoyando al TLCAN, tres opciones distintas al campo mexicano: de trabajadores independizados, al ejército y al narco. Quedando sólo unos valientes del México profundo donde la tierra es la única verdad.

Por su parte, el sector popular se dedicó a desmembrar a la clase media. El ejemplo más representativo lo tiene el SNTE que mantiene alrededor de 100 mil plazas de maestros que son operadores políticos de su líder y que con el tiempo han logrado que México se ubique en los últimos lugares en educación básica del mundo.

LA CRISIS DEL ESTADO

Aunando el factor sindical, el Estado fue creando organismos autónomos en benefactor cúspide con Echeverría y López Portillo al Estado Libre y Neoliberal desde Miguel de la Madrid, cuyo momento cúspide estamos viviendo con Calderón donde lo más evidente es que El Estado Nacional independientes.

El Estado Mexicano desde siempre ha mantenido despolitizados a una sociedad a merced de los medios masivos, que también como grupo de poder son un sólido duopolio enmarcado por el poder de la iglesia católica que viene por sus fuerzas de santos contra héroes envalentonada desde Fox con la canonización de Juan Diego y los mártires cristeros.

Las reglas eternas de los partidos, que el carácter sistemático de una democracia electoral haga que todo sea producido por la corrupción, por un exceso de dinero por donde los militares ven a los partidos como fuente de riqueza y no como una plataforma para resolver demandas.

EL PRD ANTE NUESTRO ESCENARIO

A todo lo pasado el PRD difícilmente no iba a sucumbir como los demás partidos desde la reforma política de finas de los setentas hasta el fracaso calculado de Fox en el 2000 con su compromiso político ciudadano; y más ahora cuando en este 2008 el Estado Mexicano se muestra incapaz para reformarlas.

El sólo hecho de que el PRD se incorporase desde el inicio al juego democrático lo expuso a los mismos riesgos para con los mismos vicios. Así llegado el momento electoral del 2006, con toda la situación preparada para un nuevo partido en el poder, sucede que el dueño de la tienda, Cárdenas no acepta a un relevo.

La guerra de los egos aparece en el partido del sol azteca, que se decía la nueva protesta del futuro pero con un equipo de ex salinistas que rodeaba al nuevo líder.

Cárdenas sin el gesto de ubicuidad que si tuvo Heberto Castillo para con él, le niega el apoyo a Andrés Manuel López Obrador, el más carismático; (aquí es preciso considerar de la mano de Kapuscinski, que el carisma no lo da el emisor sino el receptor, la demanda que se escucha dispone de lo propuesto.

Para el 2008, dos años después de ese triunfo perdido, Cárdenas, que en todo momento con su sola presencia se pondría por encima de AMLO, en un proceso de Bi Legitimación (sic) como la autoridad vigilante sin riesgo, se presenta como “padrino” de la otra propuesta dejando que la pugna se desate públicamente con el beneplácito de los medios de comunicación que resaltan el mismo perfil de corrupción que hay en todos los demás partidos pero enquistándose en el PRD.

La fractura es definitiva, a menos que la parte perdedora le guste ser sacrificada, porque el rito de sangre de cualquier manera se llevará a cabo para purificarse y no recibir las tradicionales traiciones, en un mismo espacio donde no pueden caber dos cuerpos.

Tenemos así que ante una nueva y peor crisis del Estado, de los sindicatos y de partidos entra la posibilidad de generar en el PRD, si gana AMLO, y en otra estructura si pierde.

La nueva organización debe de mantener la lucha ante el mismo enemigo (toda la oposición), con dos estrategias; una al interior de tipo política, para momentos electorales presentarse con plataformas más que con candidatos; de forma de trapecio de la mano con el modelo sandinista en Nicaragua para tener líderes sustituibles, debidamente ungidos por el sumo sacerdote, para estar debidamente legitimados, y gozar de autoridad moral.

La otra estrategia “externa” debe de actuar como movimiento social para que reivindique “las causas” del pueblo y de la nación cada vez con más peligros.

Esta bi legitimación esta vez entre la estructura interna y externa, será el hilo conductor que debidamente cacareado le podrá seguir dando coherencia a este nuevo grupo siempre y cuando los nuevos líderes se roten el poder, y no se enquisten en él; esta estructura móvil permite una convivencia sana que al rotar todos los puestos subrayan el sentido de pertenencia.

Se calcula que la fuerza social de AMLO es de alrededor de 2 millones de mexicanos, algunos de ellos en Estados Unidos. Habrá que ver cómo se ven los enlaces para los acuerdos.

En cuanto a Cárdenas, se está tardando en reaparecer en forma inteligente, en el mismo espacio donde en otro tiempo su padre Lázaro se inmortalizó: defendiendo el tema de ayer y hoy, el petróleo.

Con la soberbia que no caracterizó a su padre, está perdiendo la mejor oportunidad histórica que en forma de anécdota podemos retomar cuando un famoso intelectual veracruzano, después de un análisis solicitado por el viejo dictador Porfirio Díaz, le plantea a este que es inminente la llegada de una revolución, sugiriendo al viejo patriarca no cometer el mismo error de Luis XVI, sino que encabece la revolución.

En el contexto actual la realidad social nos dice al menos dos cosas; una, que los partidos están en su peor momento de credibilidad ante la opinión publica tan sólo superados por los diputados y los policías.

Y dos, que las nuevas “tribus” urbanas y rurales, grupos llamados así por la nueva antropología buscan nuevos puentes para solucionar sus problemas, al margen de cualquier estructura tradicional, y que esta vez no se van a dejar cooptar tan fácilmente porque buscan de todo y no nada más el “cañonazo de 50 mil pesos”.

Fuente: CYMP

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: