thecommunicationslab

Honduras: ¿Es Zelaya símbolo de la democracia?

In HONDURAS on junio 30, 2009 at 8:58 pm
Por Lara Guerrero

La noticia de la destitución y golpe de estado realizado el domingo en Honduras sorprendió a toda Latinoamérica, en especial a los mandatarios de dicha región, quienes temerosamente se ven reflejados en ese espejo.

Manuel Zelaya, como buen aspirante Chavista, hizo un llamado a una encuesta popular para el 28 de junio con el fin absoluto de adicionar una cuarta casilla a la boleta electoral incluyendo en la misma la figura del Referéndum. La boleta electoral contiene varias casillas que incluyen la del Presidente (1), Sindico o alcalde de la ciudad (2) y congresistas (3).

¿Muchos se preguntan porque se formó tremendo problema solo por la añadidura de la figura del Referéndum? La respuesta es sencilla. Esta figura legal, le otorgaría el poder a Zelaya para convocar una Asamblea General y modificar la Constitución de Honduras.

Muy a pesar de las 400,000 firmas recaudadas por el gobierno apoyando la inclusión del vehículo en la ley electoral, la Suprema Corte de Honduras, la Corte Constitucional, el Fiscal General de la nación y el Tribunal Supremo de Elecciones de dicho país, declararon ilegal e inadmisible la concertación, basados en las leyes establecidas y sobre todo amparados por la Carta Magna.

Seguir Leyendo…


Vale la pena aclarar que la Constitución de un país – esto claro está, en países donde la Carta Magna no es vista solo como un simple papel viejo y arcaico, donde existe un nivel de institucionalidad, visión e integridad – se convierte en la Ley Suprema que rige las demás leyes. Nadie está por encima de la Constitución, ni siquiera el mandatario de una nación.

Muy a su pesar, Zelaya decidió ignorar este veredicto y continuo con sus intenciones de llevar a cabo la encuesta popular. Haciendo uso abusivo de su poder, destituyó a sus máximas figuras militares cuando estos, acatando la orden de la SCJ y demás tribunales decidieron no obedecerle.

Los resultados son los conocidos por todos, Zelaya fue sacado del país y llevado a Costa Rica, y el primer puesto de la nación fue ocupado por Roberto Micheletti, actual Presidente del Senado, quien de acuerdo a la ley sería el asignado a gobernar transitoria, los destinos de dicha nación hasta la celebración de las elecciones el próximo noviembre.

La Constitución Hondureña, aparentemente y digo así pues no he tenido tiempo de leer por completo los artículos referentes dada la rapidez de los hechos, declara traidor, a cualquier individuo o ciudadano, que por su interés particular, sin tomar en cuenta el interés nacional, se atreva a modificar la Carta Magna en cuatro artículos: extender el periodo presidencial por encima del actual (4 años); incluir la re-lección como buena y valida; modificar la estructura del Estado en los tres poderes reconocidos: Ejecutivo, Legislativo y Judicial; y cualquier cambio que afecte el territorio propiedad del pueblo hondureño.

Lo que quiere decir es que la Constitución puede ser modificada íntegramente, con excepción de estos artículos que son de interés nacional. Tomando este como referente, en República Dominicana la cantidad de traidores a la patria superarían los centenares.

Los reiterados llamados que le hicieron los estamentos legales y legislativos de Honduras – recordemos que fueron cuatro – advirtiéndole de la ilegalidad de la consulta interna no fueron tenidos en cuenta por el ex mandatario, quien al mismo estilo de Chávez trató de pasarse la Constitución por donde sabemos.

Sin embargo, la estrategia de sacarlo fuera hacia Costa Rica con el fin de debilitar sus posibilidades de regresar al poder no surtió su efecto. Chávez y sus amigotes, ganaron la batalla a la democracia cuando hoy al mediodía los mandatarios reunidos en Nicaragua se pronunciaron en contra de lo acontecido el pasado domingo, desconociendo el gobierno Micheletti e incorporando a partir del jueves nuevamente a Zelaya.

Honduras tiene el derecho de resolver su crisis de manera independiente y democrática, sin la intervención de otros gobiernos extranjeros, o en su defecto de los subalternos títeres de Chávez, quienes brincan de manera inmediata y se rinden a sus caprichos.

Lo acontecido en Honduras el domingo es la respuesta legítima de un pueblo ante una agresión directa en contra de su democracia por parte de un gobierno que pretendía darle un golpe al estado y perpetuarse en el poder a cuesta de todo. El rechazo que siente el pueblo hondureño a dicha agresión hacia su democracia quedo demostrada con el respaldo unánime en el congreso, la oposición, el sector privado, el oficialista y el pueblo.

El error estuvo en exiliar a Zelaya en lugar de destituirlo y juzgarlo. Lo que ha permitido que se desconozca la validez del gobierno de Micheletti, quien fuera elegido democráticamente para el Congreso, y quien de acuerdo con el orden sucesoral, le correspondía ocupar la posición según la ley.

Honduras demostró que no está en venta, ni que se someterá a través de su títere a los caprichos de Chávez, entonces dejemos a los hondureños decidir por sí mismos.

Nada en lo que estén involucrados Chávez, Ortega, los hermanos Castro y Evito, tiene carácter democrático, sino revisemos la historia reciente, que dan muestra de los atropellos cometidos en toda la región a cuesta del pueblo.

Nuestros mandatarios se han rebajado a apoyar hasta las más ridículas de sus posiciones, comprometiendo no solo su conciencia, ética y corazón, como aquel que vende su alma al diablo, a cambio de unos míseros pesitos y unos cuantos barriles de petróleo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: