thecommunicationslab

Marketing político y sondeos de opinión

In ARTÍCULOS Y MÁS, CHILE on julio 8, 2009 at 11:16 pm
Por Hugo Murialdo

“No quiero callar uno de los ejemplos más recientes. Alejandro VI no hizo nunca nada ni pensó nada más que en engañar a los hombres: y siempre encontró con quien poder hacerlo. No hubo jamás hombre alguno que aseverara con mayor eficacia ni que afirmara cosa alguna con más juramentos y que, sin embargo, menos la observara: y a pesar de ello siempre le salieron los engaños según sus deseos, porque conocía bien este aspecto del mundo”.

Este pasaje del capítulo XVIII (De cómo los príncipes han de mantener la palabra dada) de El príncipe de Nicolás Maquiavelo, nos da pie para acercarnos a un somero análisis de lo que significan los sondeos políticos para la manipulación de la opinión pública. A reglón seguido, Maquiavelo insiste: “Un príncipe no ha de tener necesariamente todas las cualidades citadas, pero es muy necesario que parezca que las tiene”. Prosigue: “ Y los hombres, en general, juzgan más por los ojos que por las manos; que a todos es dado ver, pero tocar a pocos”. Y más adelante: “los medios serán siempre juzgados honorables y alabados por todos; ya que el vulgo se deja cautivar por la apariencia y el éxito, y en el mundo no hay más que vulgo”. (Esta frase es la que más se acercaría a “el fin justifica los medios”, muy cacareada, pero poco leída).

No por nada se tiene a esta obra como el “primer manual de ciencia política” de que se tenga noticia. Si bien Maquiavelo no contaba con la técnica tan utilizada en los tiempos actuales de los sondeos de opinión, es de suponer, que no habrían sido muy de su agrado, pues no confiaba en la opinión del “vulgo”. Y parece ser, que no estaba tan alejado de la realidad.

Seguir Leyendo…


Es así como Robert M. Worcester, presidente de MORI (Market and Opinión Research International), y ex presidente de la WAPOR (World Association for Public Opinión Research), después de explicar la gran utilidad de los sondeos, plantea que: “De todas las preguntas planteadas en los sondeos privados, quizás las menos útiles son aquellas que se refieren a la intención de voto, que simplemente se limitan a repetir lo que se evalúan en los sondeos oficiales generales que se publican en los periódicos”.

Y prosigue Worcester: “…los sondeos también son utilizados por los grupos de presión interesados en influir en la opinión pública y política. Los sondeos son encargados, frecuentemente, con el declarado propósito de llevar el mensaje que el grupo quiere hacer público de manera que los políticos o funcionarios, que son los que determinan la agenda política, no puedan dejar de advertirlo. Los sondeos, normalmente cuantitativos más que cualitativos (73% dicen NO), son encargados con la esperanza de que sus resultados satisfagan las expectativas de quien los encarga. Si no es así, es muy poco probable que alguna vez se publiquen”.

Es conocida la capacidad del doctor Goebbels para estructurar campañas de propaganda política, que llevaron a un país entero a pensar en un determinado sentido. Sin embargo, ya en la antigüedad, se utilizaba lo que ahora llamaríamos marketing político, de forma sistemática y original. El tirano Pisístrato, que gobernó Grecia allá por el siglo VI a.C. fue una especie de genio de la propaganda, no sólo gracias a su elocuencia , sino por su destreza en la utilización de medios notablemente coordinados.

Poseía, en grado asombroso, el arte de la puesta en escena propagandística: su célebre entrada en Atenas en el año 556, bajo la protección de la diosa Atenea, que acudió en persona a recibirlo, es un modelo en su género.

¿Y qué tiene ver todo esto con nuestro país? Nada, sólo que pareciera ser que las abultadas cifras de aprobación del gobierno y de uno u otro candidato, no se explicarían sino, porque el pueblo de Chile “juzga más por los ojos que por las manos; que a todos es dado ver pero tocar a pocos”. Es decir, que todos se tragan lo que ven, (especialmente por la tele) y pocos, los menos, sienten realmente lo que está pasando.

Pero como no hay mal que dure 20 años y tonto que lo aguante, se han empezado a apreciar decisiones que es importante destacar: el creciente éxodo de militantes del esperpento llamado Partido Socialista, para engrosar las filas del movimiento Socialista Allendista, que apoya la candidatura de Jorge Arrate, misma que con la no muy digna salida del Partido Humanista, ha logrado una mayor identificación con los postulados de izquierda.

Post scriptum 1: Mientras no se cambie el sistema binominal por uno proporcional, que permita la postulación de varios candidatos para un escaño, ya sea por partido o lista, no hay marketing que valga para fomentar la inscripción electoral. Los jóvenes no se tragan los cantos de sirena y no comulgan con ruedas de carreta. ¡A cambiar la Constitución! Iniciemos una verdadera campaña de marketing: en cada billete que recibamos, escribamos la frase: ASAMBLEA CONSTITUYENTE.

Post scriptum 2: Sobre Honduras se ha escrito bastante. Sin embargo, deseo agregar un antecedente que no ha sido publicado: a principios de la década del ’80, el general Gustavo Álvarez propuso, documento mediante, que Honduras lograra el mismo estatus que Puerto Rico, es decir, “Estado Libre Asociado de los Estados Unidos de Norteamérica”. Así, se acabarían todos los males de ese sufrido país.

Fuente: Clarin de Chile

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: