thecommunicationslab

El gurú (Stan Greenberg) de Clinton y Blair explica cómo enfrentar las crisis

In ARTÍCULOS Y MÁS, RECOMENDACIONES on julio 25, 2009 at 10:15 pm
Por: Fabián Bosoer

Su cartera de clientes va de Nelson Mandela y Bill Gates a John Kerry y Gonzalo Sánchez de Losada; de la Cruz Roja y Bill Clinton a Tony Blair y el ex primer ministro israelí Ehud Barak. O sea, tiene para mostrar éxitos rutilantes y rotundos fracasos. Aunque éstos últimos siempre pueden atribuirse a que los clientes no supieron escuchar los buenos consejos de los expertos. Stan Greenberg, de él se trata, es considerado uno de los estrategas políticos e investigadores líderes de la actualidad. Es CEO de Greenberg Quinlan Rosner, la compañía que fundó en 1980 luego de una década de enseñar en la Universidad de Yale. También es co-fundador, junto con James Carville, de Democracy Corps, una ONG que ayuda a organizaciones progresistas en EEUU y sacudió al Partido Demócrata de su letargo.

El hombre vino para presentar su nuevo libro “Mensajes desde el Cuarto de guerra: en la línea de fuego con cinco líderes extraordinarios” (Dispaches from the War Room: In the Trenches with five Extraordinary Leaders) ) en el que cuenta sus peripecias como asesor de estos grandes personajes. Su consultora está abriendo oficina en Buenos Aires y no pudo elegir mejor momento: lo suyo es ayudar a líderes y dirigentes a re-colocarse frente a los cambios y transformar situaciones adversas en crecimiento.

Sobre eso habló con periodistas, políticos y consultores en una mesa organizada por CIPPEC. “En tiempos de turbulencias, los líderes audaces siempre sufren al menos un revés severo”, señala. Nunca logran ofrecer el nivel de progreso y cambio que prometen, no porque sean cínicos sino porque los hechos conspiran en su contra y se chocan con centros de poder que compiten entre sí. Lo que diferencia a los mejores líderes, dice, es que aprenden de sus golpes. El presidente Barack Obama todavía no pasó por esa experiencia, recién comienza. Por eso todos quieren ser Obama y muchos se preguntan cómo fabricar algo parecido a lo que él representa: cambio, confianza, liderazgo.

Seguir Leyendo…


Lo esencial, para Greenberg, es a veces invisible a los ojos de los líderes: saber descifrar el mensaje de la sociedad cuando cambian las expectativas, incluso sacrificar proyectos personales, si es necesario, para hacerse cargo de las exigencias que supone enfrentar la crisis. Franqueza, confianza y honestidad resultan fundamentales. Pero hay sutilezas del carisma, admite: no se puede ser demasiado honesto al describir los problemas graves, demasiado osado al ofrecer grandes soluciones, demasiado humilde al lidiar con los grandes errores, demasiado directo al contar su historia o demasiado guapo para decir lo indecible. Y no hay que subestimar la información con la que cuentan los ciudadanos. “Es más sofisticada de lo que comúnmente creen los líderes”, señala.

Elude opinar sobre la situación argentina, pero la pregunta cae de maduro: ¿Cómo observa la reacción de los Kirchner frente al resultado electoral adverso? “Hubo una reacción inicial de cierta perplejidad y asunción de la realidad, pero hasta ahora no se han movido mucho las cosas, ¿verdad?”. Un dato más: Greenberg asesoró a Eduardo Duhalde.

Fuente: Clarín

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: