thecommunicationslab

República Dominicana: La Izquierda dominicana y la cuestión municipal

In REPÚBLICA DOMINICANA on julio 29, 2009 at 1:33 pm
Por Domingo Matías

El desempeño de la izquierda dominicana en la gestión del poder político ha sido muy bajo o nulo. Una parte importante ha sido vagón de los partidos dominantes. Los resultados electorales así lo expresan. Esto no significa excluirla de aportes en luchas sociales y políticas por conquista de las libertades públicas y el derecho a la vida.

Esa izquierda vagón ha tenido posiciones en la administración pública central, en el congreso nacional y en los ayuntamientos y no ha sido capaz de marcar la diferencia con los denominados partidos tradicionales. La izquierda de vagón ha tenido oportunidad de visibilizarce o posicionarse en la opinión pública nacional y no lo ha hecho.

La participación de la otra izquierda en los procesos electorales se caracteriza por llegar tarde y pasar desapercibido ante la mayoría del pueblo dominicano, el cual está concentrado y reconociendo que la lucha de poder se concentra en tres partidos (PLD,PRD, PRSC).

Seguir Leyendo…


En América del Sur la participación de la izquierda y el poder que está ejerciendo en los gobiernos nacionales es el resultado de procesos de acumulación de fuerzas que ha tenido como referencia a los gobiernos locales. Partir de lo pequeño hacia lo grande. Gobernar ayuntamientos, gobernaciones y prefecturas para llegar al gobierno central.

La Alcaldía de Porto Alegre fue gobernada por el Partido de los Trabajadores(PT) durante 16 años y la misma se convirtió en un modelo nacional e universal de los presupuestos participativos. Lula Da Silva prácticó un liderazgo sindical, político en el congreso de Brasil y posteriormente o después de tres intentos asume la dirección del gobierno nacional. En Uruguay el Frente Amplio ha dirigido, además de decenas de administraciones locales, por varios periodos, la prefectura de Montevideo, la más importante y la que se convirtió en referente de las estrategias de descentralización de la gestión municipal. Pero también en Ecuador,Bolivia, Colombia, México, El Salvador, Nicaragua, Guatemala y gran parte de Europa las nuevas izquierdas ha acumulado poder político, a través de lo cual le ha sido posible construir y sostener iniciativas nacionales y congresuales. Y en Venezuela, antes que Hugo Chávez ganara la presidencia, ya existían experiencia de control político de diversas municipalidades.

República Dominicana necesita una izquierda de contrapeso político. Un único polo conservador, como el que existe en la actualidad, limita la posibilidad de la representación de los diversos intereses sociales, políticos e ideológicos. Pero ese contrapeso no cae del cielo, tiene que construirse. Y esta construcción amerita la producción de cambios hacia nuevos paradigmas del ejercicio de la política.
La cuestión municipal es una gran oportunidad para la izquierda. Pero tiene que aprender, desaprender, renovarse, alfabetizarce en nueva nueva concepción, evitar la resistencia al cambio.

Construir un nuevo radicalismo, una nueva estrategia, una nueva tactica. Un radicalismo y posicionamiento hacia demandas vinculantes, hacia la demanda de participación de la ciudadanía en la gestión municipal y nacional, contra la corrupción, por la inclusión social, por la defensa del medio ambiente, por la insitucionalidad democrática, por una opción preferencial por los pobres, las mujeres y los jóvenes; por el fomento del desarrollo económico local; por la construcción de ciudadanía, los derechos ciudadanos y el derecho a la vida. Puede sonar al oido como agenda ligh, pero es la lógica que se corresponde con los deseos ciudadanos.

En perspectiva la izquierda vagón carece de posibilidad de construir una identidad propia, está entrampada por la burocracia pública. Mientras que la izquierda que está fuera del tren tiene que asumir que para alcanzar poder en los municipios y el congreso, para ser efectiva, viable y pertinente tiene que superar la visión sectaria, la cual ha sido improductiva desde su origen; comprender que los procesos electorales se administran conociendo los escenarios, usando el marketing político (el cual no es burgués, las herramientas son herramientas), invirtiendo mayor tiempo y recursos en aquellos municipios donde existan mejores condiciones para ganar, construyendo aliados, mapas de actores, haciendo mediciones permanentemente. Parecerse al contrario en los instrumentos de mediciones y diferenciándose en la propuesta.

La izquierda tiene que empezar temprano, ya los contrarios empezaron; sus dirigentes formarse en legislación municipal y electoral, aquellos que se asumen como líderes nacionales que se armen de humildal para aspirar a síndicos o regidores en aquellas comunidades que lo vieron nacer o que mayor nivel de incidencia tienen. Si no apuran el paso podrían seguir en el mismo estadio en que se encuentran hoy, o con menos fuerza.

Fuente: Clave Digital

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: