thecommunicationslab

Latinoamerica: un año de maratón electoral

In AMÉRICA LATINA, ARTÍCULOS Y MÁS, BOLIVIA, BRASIL, CHILE, COLOMBIA, COSTA RICA, ECUADOR, HONDURAS, MÉXICO, VENEZUELA on septiembre 15, 2009 at 1:35 pm
Por Rogelio Nuñez

América Latina se prepara para vivir entre octubre de 2009 y octubre de 2010 un maratón electoral: el día 25 del próximo mes las elecciones presidenciales de Uruguay abren la carrera y Brasil cerrará un año después el círculo escogiendo al sucesor de Lula da Silva. Entre medias habrá comicios presidenciales en Honduras, Chile, Bolivia, Costa Rica y Colombia, así como legislativas en Venezuela.

Siete elecciones presidenciales que mostrarán la diversidad de procesos por los que atraviesa América Latina, donde conviven gobiernos del nacionalismo populista (Hugo Chávez), de izquierda reformista (Michelle Bachelet o Lula) y liberal-conservadores (Felipe Calderón o Álvaro Uribe).

Lo primero que cabe destacar es, como recuerda a Infolatam el vicerrector de Relaciones Internacionales y Cooperación de la Universidad de Salamanca, Manuel Alcántara, que “aplicar el término ciclo político a América Latina reproduce la habitual confusión que se genera cuando se ve a la región como un todo homogéneo”.

Seguir Leyendo…


El profesor Alcantara añade que “ahora se vuelve a hablar del “nuevo ciclo” que abren las elecciones uruguayas del próximo mes de octubre sin tenerse en cuenta las presidenciales celebradas en la primera mitad de este año en El Salvador, Panamá y Ecuador, y ello es así porque el calendario electoral latinoamericano marca tiempos difícilmente homogeneizables”.

Sin embargo, este periodo marcará la continuidad de varias tendencias políticas y electorales en América Latina que van mucho más allá del manido “giro a la izquierda”. Más que de ese giro hay que hablar de tres grandes tendencias regionales que vienen reproduciéndose desde inicios de la actual década:

1-La consolidación del nacionalismo populista

2009 ha consolidado en el poder a los dirigentes nacionalpopulistas: Hugo Chávez ganó el referendum de febrero que le permite optar a la reelección indefinida y Rafael Correa consiguió la reelección en los comicios de abril. Los “socialistas del siglo XXI” van a tener en 2009 un baja: Honduras ya no va a estar más en la órbita del chavismo.

Un golpe de estado desalojó del poder a Manuel Zelaya en junio de 2009 y el zelayismo no tiene visos de lograr ganar las elecciones presidenciales del 29 de noviembre ya que los dos grandes favoritos, Porfirio Lobo del conservador Partido Nacional, y Elvin Santos del Partido Liberal no seguirían por la senda abierta por Zelaya.

Pese a la pérdida de un aliado como Honduras, el nacionalismo populista parece tener buena salud en la región y la previsible victoria de Evo Morales en las presidenciales del 6 de diciembre en Bolivia lo confirmaría. Si bien el centroderecha y los departamentos del Oriente parecen haber encontrado un líder en Manfred Reyes Villa, Morales es el gran favorito para ganar.

En 2010 Hugo Chávez afrontará unas elecciones legislativas claves: ya no tendrá una Asamblea completamente chavista como hasta ahora (en 2005 la oposición no concurrió a los comicios) y de ganar la oposición bloquearía las reformas radicales que impulsa su gobierno. Sin embargo, el chavismo parte como favorito para ganar.

Tanto Flavia Freidenberg, subdirectora del Instituto de Iberoamérica, como Ángel Soto,profesor de la chilena Universidad de los Andes, coinciden en asegurar a Infolatam que una de las razones de la permanencia en el poder de los Chávez, Morales y Correa es la debilidad de la oposición. Para Soto, “la derecha de esos países carece de un programa alternativo más allá de la crítica”.

Para Freidenberg, “un elemento común de muchos de los gobiernos actuales es no contar con una oposición real. Correa en Ecuador, Chávez en Venezuela, e incluso durante bastante tiempo los Kirchner en Argentina no cuentan (o han contado) con una oposición real. Esto ha minado los espacios de diálogo y han llevado a que la legitimidad de las urnas de proyectos de corte hegemónico disminuyera las posibilidades reales de los que pensaban distinto a manifestar sus críticas. Esto, a corto y largo plazo, disminuyen el pluralismo político y afectan a la democracia”.

Para 2011 queda una de las grandes bazas del populismo: conquistar Perú aprovechando que Alan García no puede presentarse y no tiene delfín. Ante el tirón electoral de Ollanta Humala, sobre todo en el sur. Luis Castañeda Lossio se perfila como el candidato liberal-conservador ideal para detener el ascenso de Humala y de la hija de Alberto Fujimori, Keiko.

2- El avance del centroderecha

Más allá de quién gane las elecciones en Chile previstas para el 13 de diciembre, el país andino demostrará que la realidad latinoamericana es muy plural. Si triunfa Sebastián Piñera el centroderecha regional ganaría un nuevo representante que se uniría a Felipe Calderón y a Álvaro Uribe.

Si en la segunda vuelta, enero de 2010, Piñera fuera derrotado por Eduardo Frei, la izquierda reformista seguiría fuertemente asentada en Chile en clara sintonía con el Brasil de Lula da Silva. Incluso una muy poco probable victoria de Marco Enríquez-Ominami significaría más un triunfo del reformismo progresista que de un chavismo a la chilena, del cual ME-O está muy alejado.

El centroderecha asimismo tiene muchas opciones de ganar en otros dos países: uno de ellos es Uruguay, donde el Frente Amplio del exguerrillero José Mujica lidera las encuestas con el 46%. Pero en una posible segunda vuelta Luis Alberto Lacalle (34%) podría recibir los votos colorados (10%) e incluso de los indecisos que rechazan apoyar al izquierdista Frente Amplio (2%). Eso ya ocurrió en 1999 cuando blancos y colorados votaron juntos a Jorge Batlle para evitar el triunfo de la izquierda del actual presidente Tabaré Vázquez.

En Brasil, pese a la enorme popularidad de Lula da Silva, el gobernador de Sao Paulo, José Serra, podría llegar al Palacio de Planalto de confirmarse su candidatura. Serra, líder del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), tiene hoy en las encuestas el 39,5 por ciento de los votos, el doble de los de Dilma Rousseff, la candidata que respalda el presidente brasileño. Serra tendría el 49,9 por ciento de las intenciones de voto en una segunda vuelta, frente al 25 por ciento de Rousseff.

El centroderecha tiene la victoria asegurada en Colombia. Si como todo indica Álvaro Uribe busca la reelección, el actual presidente ganaría sin problemas ya que el 70 por ciento de los colombianos son favorables al presidente. De no ser él, el uribismo sin Uribe, que encarna Juan Manuel Santos o incluso Andrés Felipe Arias, parte como favorito frente a un debilitado liberalismo o un dividido y radicalizado Polo.

Incluso para algunos analistas, como Flavia Freidenberg, esa lista de líderes centroderechistas debería ampliarse con la figura de Alan García, cuyas políticas están muy alejadas de sus medidas populistas de los años 80. Ahora apuesta por el librecomercio y admira el modelo económico chileno.

3- La fuerza de la izquerda moderada y reformista

Gobiernos como el de Lula da Silva o el de Michelle Bachelet tienen claros herederos: Dilma Rousseff pese a estar tan lejos en las encuestas es posible que vaya remontando una vez que se inicie la campaña y Lula la arrope con su prestigio y una popularidad del 76,8%..

Bachelet tiene en Eduardo Frei a un candidato que, pese a todo, ha conseguido unir a la mayoría de la Concertación y que representa el continuismo y la experiencia de sus seis años de gobierno (1994-2000). Las victorias de Rousseff y de Frei confirmarían que la izquierda moderada goza de muy buena salud.

En Uruguay, José Mujica encabeza sólidamente las encuestas. Su perfil de exguerrillero tupamaro y su lenguaje populachero le sitúan más cerca de la izquierda radical. Pero su comportamiento desvela su verdadero talante. Su compañero de fórmula es un moderado, Danilo Astori y Mujica ha decidido darle el control de la economía como “un gesto como para decirle al establishment: política sin barquinazos, sin cambios bruscos ni nada por el estilo”.

Además, Astori (pro librecomercio) llevará las relaciones con Estados Unidos: “Estados Unidos es muy importante como para darse el lujo de ignorarlo en una pequeña república. Y menos, tener prejuicios. Para qué sirven los prejuicios si no dan resultados prácticos”. El propio Mujica se ha mostrado más cercano a Lula que a Chávez: Hay una posición filosófica e inteligente de Lula, que es tratar de negociar los conflictos, resolverlos por la vía de la negociación…Da mucho más resultado esa política de negociación. Atempera más”.

Donde la izquierda moderada lleva todas las de ganar es en Costa Rica. Óscar Arias tiene en Laura Chinchilla a una candidata perfecta para continuar sus políticas reformistas ya que aventaja en casi en 20 puntos a su principal rival, Otton Solís.

En general, como advierte el experto latinoamericanista Manuel Alcántara, todos estos procesos “vendrán marcados no tanto por un componente externo regional sino por elementos propios de las dinámicas nacionales de cada país. Habrá cierto continuismo en Uruguay, el cambio puede producirse en Chile, Costa Rica y Brasil, dando paso a la alternancia política que no se dio en las elecciones inmediatamente anteriores. Factores que tienen que ver más con el agotamiento de fórmulas clásicas y no tanto derivados de los efectos de la crisis desempeñarán un papel importante”.

De la misma manera, el latinoamericanista chileno Ángel Soto advierte sobre la falta de profundización de la democracia en la región que en ocasiones no va más allá del ejercicio del voto: “en varios países el caudillismo aplasta a las instituciones y los mecanismos de control desaparecen”.

Fuente: Infolatam

Anuncios
  1. A pesar de la mejora indiscutible en la escena política con la entrada de Lula, la continuidad de estos cambios no indican la secuencia deseada por Roussef. La mejora de nuestro modelo de gestión también debe incorporar la dimensión de la sostenibilidad en la agenda política de Brasil. Desafortunadamente en este aspecto Lula no ha avanzado, lo que creó un entorno favorable para la candidatura de la senadora Marina Silva, ex-PT. Democracia 2.0 Ya! Presidente Marina Silva, la cara de Brasil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: