thecommunicationslab

Comunicación política en ámbitos de Gobierno

In ARTÍCULOS Y MÁS on septiembre 17, 2009 at 2:30 am
Por Guillermo José Pedrotti

Cada palabra, mensaje, imagen, acción u omisión deja huellas en la mente de los diferentes públicos con quienes se trabaja en el día a día; ya sean ciudadanos, electores, empleados, proveedores, periodistas, líderes de opinión o autoridades. Esto que pareciera tan simple modifica resultados de gestión, por lo que cada uno de ellos debe ser influido positivamente por y desde la organización.

Se debe trabajar para que el mensaje llegue, de manera segura y positiva, al pensamiento de quienes deciden con su voto la adhesión a las acciones que se implementan desde la gestión de gobierno.

Una planificación organizacional ajustada desde una eficiente comunicación y adecuadas relaciones intra e interinstitucionales; no pueden estar ausentes en la agenda de quienes conducen. Deben ser un aspecto a atender, mediante la implementación de estrategias que generen resultados exitosos. Una adecuada planificación estratégica, permite la identificación de las particularidades y prioridades de los principales actores de la vida comunitaria.

Seguir Leyendo…


La comunicación política implica, ante todo, un pormenorizado estudio de la realidad. ¿Quién es el ciudadano?, ¿Cómo piensa y con quién se relaciona?, ¿Cuáles son sus deseos y aspiraciones?, ¿Qué busca en el gobierno?
Además será necesario preguntarse: ¿Cuáles son las fortalezas y debilidades del gobierno? o ¿Cómo es su posición con respecto a la oposición?, entre otras.

Conociendo el escenario y sus actores, comienza el trabajo.
Se debe accionar para construir un perfil gubernamental acorde con los requerimientos sociales, sin abandonar la ideología y principios, muy por el contrario reforzándolos proactiva y prospectiva. Instalar al funcionario, en estos tiempos, requiere de mecanismos y estrategias acordes a la realidad local y a las preferencias y necesidades de los ciudadanos.

Tan importante como hacer, es darlo a conocer. De nada sirve destinar todos los esfuerzos de una gestión, descuidando otras áreas, para hacer un puente; si finalmente solo conocen la obra quienes la utilizan.
El gestor público se encuentra en una campaña permanente. El avance de las tecnologías y los medios de información han recrudecido el escenario, pues los tiempos en que la lucha política se daba únicamente en tiempos pre electorales ha terminado.

La mejor campaña es comunicar el buen gobierno. Es necesario trabajar en un eje de comunicación política e institucional de gestión, que permita hacer visible el accionar y generar una imagen positiva en los públicos.

La moderna comunicación de gobierno supone la implementación conjunta de estrategias relacionales que posibiliten lograr una mejor posición competitiva en la mente de los ciudadanos. Se busca establecer un posicionamiento diferenciado mediante la creación de experiencias que vinculen afectivamente a los miembros del grupo social y la gestión pública de la cual son objeto.

En una sociedad saturada de información, los comunicadores deben trabajar para conseguir que los líderes de opinión influyan sobre la decisión de social con respecto a una gestión determinada.

El éxito de plan de comunicación política gubernamental supone un ejercicio profesional de la acción, conjuntamente con una alineación con los objetivos globales y particulares de cada gestión. La fragmentación de audiencias y la baja percepción de los mensajes por parte de estas, han requerido una mayor segmentación de los mensajes a transmitir.

Tal fragmentación de los escenarios, requieren un trabajo orientado a buscar nuevas oportunidades de igualdad que provoquen un movimiento positivo y pro-activo de los segmentos sociales. Una tarea de este tipo requiere gestiones que proyecte y planifique estratégicamente con norte temporal lejano estableciendo políticas de Estado y no de Gobierno.

En este contexto la comunicación política de gobierno debe permitir la identificación de las particularidades locales y de los actores de la vida pública social. Esto habilitará la definición, representativa y participativa, de las prioridades estratégicas que posibiliten construir respuestas eficaces a los desafíos que plantea el escenario actual.

Trabajar desde esta óptica, permitirá al comunicador convertir al gestor público en un verdadero líder de su comunidad. Deberá fomentar la creación de sinergias socialmente constructivas, logrando que le líder tome el rol protagónico que la posición le otorga. Es momento de liderar el cambio complejo, que nos retroalimenta y transforma constantemente. Será tiempo de, como nos educa Jurggens Habermas, comenzar a entretejer redes sociales en base a consensos simétricos dialogados que posibiliten la consecución de los objetivos comunes.

Para ello, es imperioso instaurar espacios donde el dialogo simétrico se convierta en el modelo relacional por defecto de todos nuestros actos, donde el respeto por lo diverso sea lo estructurante. Volver a poner en común ámbitos de generación de experiencias compartidas es el gran desafío, pero siempre respetando el más amplio especto de los valores éticos, morales y sociales.

El rol del comunicador en una organización política en estado de madurez, es el de acompañar y guiar el liderazgo institucional hacia espacios de participación y discusión que permitan la resolución, vinculada y vincular, de los problemas que afectan a grupo social de referencia.

Fuente: SSN Online

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: