thecommunicationslab

Los dos marcos del politing: ¿Hasta dónde lo enmarcan?

In ARTÍCULOS Y MÁS on septiembre 17, 2009 at 6:00 pm

“Nadie es capaz de hacer frente a un trabajo, si no se siente competente; sin embargo, muchos piensan que son capaces de controlar el más difícil de los trabajos: el gobierno”. Sócrates.

Por Carlos Salazar Vargas

Es útil enmarcar el concepto del Politing –sobre todo para fundamentarlo y estructurarlo- dentro de dos frases –ambas de Peter Drucker- que, si bien se relacionan directamente con el marketing, caen como anillo al dedo en el campo político en general y en el electoral en particular. Este marco permite además, ubicarlo dentro de sus exactas proporciones, al establecer tanto sus alcances, como sus propios límites.

La primera frase que –como marco superior- establece la gran diferencia entre el marketing y las ventas- asegura que “el fin último del marketing es hacer superflua la labor de ventas”. A eso se debe aspirar, a que no se necesite toda esa actividad relacionada con las ventas, que en Politing corresponde al proselitismo político, concretamente el día de las elecciones.

Lo que pretende esta “utópica” frase orientadora, es que la mezcla de Politing (POLITING MIX) entendida como la combinación de las 4 P’s, es decir, el Producto político; el Punto, el Precio y la Promoción –incluyendo en ella publicidad- esté tan supremamente bien especificada y determinada, que no haya necesidad de personal adicional o de activistas el día de los comicios electorales, para ayudarle al elector a definir su voto: que él, ya convencido vaya –por su propia cuenta- a ejercer ese derecho democrático, pero obviamente, por la oferta política que nos interesa.

Seguir Leyendo…


La segunda frase – y como marco inferior- asegura que “nada pasa en la organización, hasta que la venta no se realiza”. Haciendo el parangón correspondiente, se concluye que de nada sirve una excelente dirección de la campaña política, si no se consigue el voto. No importa tener el mejor plan de Politing, ni una organización superior a la de nuestros competidores, ni la mejor estrategia, si el día de las elecciones, ese día “D” que equivale al momento de la verdad, los electores votan por otra oferta distinta a la nuestra.

Estas dos frases delimitan el concepto de Politing y si con la primera, se marca un horizonte, la segunda enmarca el concepto a sus justas proporciones. Y es que en el ámbito comercial si no se vende, es decir si no se realiza la transacción de productos por dinero, de nada sirve ni la mejor estrategia, ni la más eficiente organización, ni la más espectacular campaña de marketing. De igual manera en Politing, de nada sirve la mejor ideología política, son inútiles las más puras y profundas convicciones, es innecesaria la inconmensurable bondad del programa, no es suficiente la más pulquérrima trayectoria política, el más sólido respaldo económico, las más sanas e inmejorables intenciones, si no se obtiene el voto del electorado, si ese intercambio de promesas por votos no se realiza, queda inconcluso o por alguna razón no se completa.

He ahí la importancia del marketing, ya que un producto superior, no se vende por sí solo. Con el sólo hecho de ser el mejor, no se tiene el éxito asegurado en cuanto a ventas se refiere. Y de ahí también la importancia del Politing, ya que una oferta política superior –infinitamente mejor que las otras del mercado- no necesariamente tiene el éxito asegurado en cuanto a votos se refiere.

Esa es –precisamente- la gran e ineludible responsabilidad de todo candidato, partido o movimiento político. Si sabe y es consciente, de que su propuesta es excelente, necesaria y útil para su electorado, debe –obligatoriamente- recurrir a técnicas que como el Politing le aumenten la probabilidad de que sea preferida por los electores, que sea la suya la que salga victoriosa, que sea la más favorecida con los votos de los ciudadanos. Mal haría en no proceder así. De no hacerlo, sencillamente estaría pecando por omisión, faltando a la ética al dejar de lado –concientemente- herramientas que como el Politing le pondrían músculo a sus ideas, para que con ese buen trampolín se catapulten, utilizando las mismas técnicas que también pueden ayudar a otros, impulsando propuestas, quizás no tan buenas como las suyas.

Es común encontrar que hay quienes tienen, pero no pueden, otros que pueden, pero no tienen… y usted, amigo lector, que sí tiene y sí puede ¿por qué no aprovecha?… definitivamente, la política necesita gente con sólidos principios éticos y muy buenas ideas como usted, que se dejen ayudar por herramientas efectivas como el Politing.

Fuente: Poblanerias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: