thecommunicationslab

¿Quién teme al teleprompter?

In ARTÍCULOS Y MÁS on septiembre 22, 2009 at 3:40 pm
Por Antoni Gutiérrez-Rubí

– A pesar de las ventajas que ofrece, todavía provoca rechazo estético y casi ético

– Presenta al orador y sus ideas de una manera eficaz y orientada hacia los medios

El uso reciente del teleprompter por parte de algunos dirigentes políticos ha desencadenado algunas lecturas políticas (y casi juicios personales) que reflejan un cierto esquematismo prejuicioso y, también, algo de ignorancia respecto al uso, las razones y los beneficios de su incorporación como recurso técnico habitual en la comunicación política.

Lo cierto es que, a pesar de las ventajas que ofrece y los problemas que resuelve, todavía provoca rechazo estético y casi ético en amplios sectores de la opinión pública y publicada. Y sirve de argumento para cuestionar el carácter auténtico, sincero y personal de la argumentación política de nuestros políticos. Hasta el mismo Barack Obama, que ha hecho de su uso una poderosa y eficaz técnica de comunicación, se enfrenta a apasionados debates que incluyeron desde páginas web a cuentas de Twitter, con críticas feroces al uso del teleprompter.

Las críticas podrían esconder también una cierta alergia a la profesionalización y a la eficacia comunicativa en la política. Y también al uso intensivo de las posibilidades que nos ofrecen los avances tecnológicos. Hay algo de fobia a la tecnología y, quizás, miedo a su uso disfrazado de falsa exigencia moral. El teleprompter mejora, pero ni sustituye ni engaña. Presenta al orador y sus ideas de una manera eficaz y orientada hacia los medios de comunicación. Veamos algunas de sus principales ventajas.

10 razones para usar el teleprompter

  1. Garantiza la imagen audiovisual del orador (mirando a cámara, mirando al público, sea presencial o no)
  2. Refuerza las ideas claves con un “corte limpio” (secuencia breve y sintética que recoge la idea fuerza del orador)
  3. Aumenta la fotogenia del orador, ofreciendo mejores planos fotográficos.
  4. Permite improvisar sin dificultad. Con práctica, es muy eficaz y polivalente.
  5. Asegura un guión previamente establecido, garantizando la consistencia del mensaje y su difusión. Y exige escribir los textos pensando en ser “leídos” en el teleprompter: más cortos, más certeros, más eficaces.
  6. Evita el ocasional traspapeleo y una caída involuntaria de las hojas que provoca el desconcierto y el nerviosismo del orador y de los asistentes al acto.
  7. Es barato: reutilizable, amortizable, adaptable a interiores y exteriores.
  8. Predispone mejor el resto de los elementos del escenario: atril, iluminación, señalización, micros.
  9. Obliga a usar el atril, favoreciendo el plano centrado y protagónico del orador.
  10. Consolida la gestión digital de los documentos de texto. Ya que exige ordenador, lápiz óptico, conexión on line, versiones digitales. El teleprompter exige equipos y teconología. Y todo ello mejora y ayuda.

Fuente: SOITU

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: