thecommunicationslab

Uruguay escogerá entre un ex guerrillero y un ex presidente

In ARTÍCULOS Y MÁS, URUGUAY on octubre 25, 2009 at 4:30 pm
Por Patricia Lee

El ex combatiente José Mujica figura como favorito a la Presidencia. Luis Lacalle es la segunda opción.

Hoy, 2,6 millones de electores uruguayos decidirán si continúa gobernando este pequeño país el llamado Frente Amplio, eligiendo a José Mujica, el “guerrillero vegetariano”, o si triunfa alguno de los candidatos opositores: Luis Lacalle, por el Partido Nacional (Blanco), o Pedro Bordaberry por el Partido Colorado.

Todas las encuestas dan a Mujica como ganador con un 49%, con lo cual lo más probable es que se realice una segunda vuelta el 29 de noviembre, pues Mujica no llegaría a la mitad más uno de los votos.

Lacalle lograría un 32% y Bordaberry un 13%. Se cree que en el segundo turno, los dos opositores se unirán contra el candidato frenteamplista.

Seguir Leyendo…


Juega a favor de Mujica la gestión del presidente Tabaré Vázquez, que acaba su mandato con una aprobación del 61%. Sin embargo, éste ha participado poco en la campaña, e incluso ha criticado a Mujica, calificando de “estupideces” algunos de sus pronunciamientos.

Si bien el resultado de la primera vuelta parece claro, no se sabe qué pasará en una segunda ronda. El sociólogo César Aguiar cree que “la izquierda no las tendrá todas consigo, pues el Partido Nacional ha hecho una fuerte campaña en los últimos días”, aunque muchos pronostican que de cualquier manera el Frente Amplio logrará retener la Presidencia.

Mujica se beneficia de los buenos resultados económicos registrados en el país desde 2005, con un crecimiento acumulado del 35,4%, el desempleo cayendo de 13 a 7% y una caída de la pobreza de 32% a 20%. Tabaré ostenta un récord en toda América Latina, que es la entrega de una computadora portátil a cada escolar, con conexión a Internet, en todas las escuelas del país.

De guerrillero a estadista

‘El Pepe’, de 74 años, pinta de bonachón y cara de abuelo, es en realidad José Mujica, senador y ex ministro, que va en moto al Parlamento desde su chacra de flores a 20 minutos del centro de Montevideo, y fue uno de los principales dirigentes de la organización guerrillera Tupamaros en los años 60.

Estuvo preso catorce años en la cárcel de Punta Carretas, donde hoy funciona un elegante centro comercial, organizó una fuga masiva pero fue capturado, y cuando el Ejército derrotó a los Tupamaros, fue considerado uno de los “rehenes de la dictadura”, hasta que fue liberado en 1985 por el gobierno de Julio Mario Sanguinetti.

Fue elegido diputado en 1995 y senador en 1999 y fue ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca en el gobierno de Tabaré Vásquez, cargo al cual renunció en 2008 para lanzar su candidatura. En las internas del Frente Amplio, derrotó a Danilo Astori, actual ministro de Economía y considerado el ‘delfín’ del Presidente.

En su nueva cara de estadista, Mujica pretende unirse a la colección de presidentes obreros, indígenas, nacionalistas o sacerdotes y se presenta a sí mismo como un inofensivo “guerrillero vegetariano”, pero desata polémicas cada vez que abre la boca.

“En estos días estoy tomando dos cursos acelerados: el primero es para aprender a callarme la boca un poco más. El otro curso intensivo es para aprender a no ser tan nabo”, escribió en su blog después de una entrevista con el diario argentino La Nación que provocó mucho escozor.

Mujica procura parecerse a Lula, el presidente brasileño, dejando atrás las furias de los años 60 y tomando distancias de la lucha armada: “De lo que me tengo que arrepentir de la lucha armada es de que este pueblo se comió 16 años de dictadura y no la pudimos sacar a patadas”, dijo en la misma entrevista.

Para lograr este perfil de estadista, eligió como candidato a vicepresidente a Danilo Astori, el ministro de Economía, a quien había derrotado en las elecciones internas. Astori es un ortodoxo alejado de los extremismos políticos. Mujica definió su elección como “un gesto para decirle al establishment: haré una política sin barquinazos, sin cambios bruscos, ni nada por el estilo”.

Sobre sus relaciones con Estados Unidos, Mujica aclaró en la misma tónica: “Yo tengo que ser especialista en relaciones con América Latina. Y Astori tiene que ser especialista en donde hablen en inglés”.

El ex guerrillero insiste en la necesidad de superar enfrentamientos izquierda-derecha del siglo pasado y en “trabajar para que la izquierda tome cada vez más distancia de algunas inercias ideológicas que vienen de los años 70”.

Por ello, esta semana hizo una declaración pública anunciando que, si gana, el Frente Amplio buscará acuerdos con los otros partidos políticos para que “la acción del gobierno en algunos grandes temas nacionales, sea decidida en conjunto, y por tanto tenga el carácter de política de Estado”.

“El país los necesita y juntos vamos a despartidizar las grandes causas nacionales, de modo que, cuando tomen el gobierno, puedan seguir empujando esos procesos como lo que serán: proyectos tan de ellos como nuestros”.

La oposición busca revancha

Luis Lacalle, el candidato del Partido Nacional, gobernó al país entre 1990 y 1995, es un representante de la derecha clásica, y durante su gobierno promovió el recorte de gastos estatales, la privatización de la economía y un polémico ajuste fiscal.
José Mujica y Luis Alberto Lacalle llegan como favoritos a los comicios, tras una campaña marcada por una dureza que pocos recuerdan en Uruguay.Al final de su mandato, los uruguayos rechazaron sus programas con un referendo contra su Ley de Empresas Públicas que lo obligó a dar marcha atrás.

Hace poco, Lacalle dijo que iba a cortar “con motosierra” el gasto público. Si vuelve Lacalle es como si en Argentina volviera Menem”, comenta un uruguayo en el centro de Buenos Aires que está comprando su pasaje en el Buquebús para votar el próximo domingo.

El Partido Colorado presenta la candidatura de Pedro Bordaberry, hijo de Juan María Bordaberry, responsable del golpe militar de 1973 que inició 12 años de dictadura. Bordaberry apenas recibe 12% de adhesión.

Los colorados gobernaron más de 100 años y son considerados los fundadores del Uruguay moderno con José Batlle y Ordóñez, pero sufrieron una debacle electoral en 2004, cuando gobernaba Jorge Battle y ganó el Frente Amplio.

Rosendo Fraga, del Centro para la Nueva Mayoría en Buenos Aires, dijo a El País, que “aunque Uruguay es el país más pequeño de América del Sur con la excepción de las Guyanas, es una nación modelo cuyo esquema político genera interés, por tener una fuerte tradición de civismo y cultura ciudadana. Además, estos comicios inician un intenso cronograma de elecciones presidenciales en América Latina”.
Para el analista, “un triunfo de Lacalle en segunda vuelta, sería visto como un anticipo del giro al centro o centro-derecha, como podría darse en las elecciones presidenciales de Chile y Brasil. Para la Argentina, se confirmaría el cambio de tendencia que en el país anticipó la elección legislativa del 28 de junio”.

Por el contrario, un triunfo del Frente Amplio, sería visto como “un éxito del modelo de izquierda moderada”.

Plebiscito contra la amnistía a militares

Hoy también se realizará un plebiscito para anular la ley de amnistía que impide juzgar a militares acusados de delitos aberrantes cometidos durante la dictadura militar.

La llamada Ley de Caducidad , aprobada por el Parlamento en 1986 y ratificada por la ciudadanía en 1989, será sometida a plebiscito debido a que organizaciones sociales y defensoras de los derechos humanos lograron reunir las firmas para realizar la consulta, el equivalente al 10% del padrón electoral de 2.584.219 habilitados.
José Mujica.

Su perfil populista moderado y su discurso directo y campechano le han granjeado el apoyo de las clases más humildes, que se ven reflejadas en este hombre que aún trabaja en el campo cultivando flores y que se siente incómodo llevando traje entero. Sin embargo, ese carácter también ha sido su talón de Aquiles en la campaña, en la que obsesivamente buscó tranquilizar a los sectores medios y empresariales presentándose como continuador de las políticas del presidente Tabaré Vázquez.
49 por ciento de favorabilidad en las encuestas tiene el aspirante del Frente Amplio.
Luis Lacalle.

Fue presidente de 1990 a 1995 y centró su campaña en la promesa de emplear mano dura contra la inseguridad y recortar el elevado gasto público y algunos impuestos, como la impopular tasa sobre la renta que afecta a las clases medias. Los esfuerzos dirigidos a captar el voto de los jóvenes y su afán por ofrecer propuestas novedosas cayó en saco roto debido a sus desafortunadas expresiones públicas, que sirvieron de munición al Frente Amplio y para engrosar las filas de los indecisos.

32 por ciento es la favorabilidad que tiene el candidato del Partido Nacional.
Plebiscito contra la amnistía a militares.

Hoy también se realizará un plebiscito para anular la ley de amnistía que impide juzgar a militares acusados de delitos aberrantes cometidos durante la dictadura militar.

La llamada Ley de Caducidad , aprobada por el Parlamento en 1986 y ratificada por la ciudadanía en 1989, será sometida a plebiscito debido a que organizaciones sociales y defensoras de los derechos humanos lograron reunir las firmas para realizar la consulta, el equivalente al 10% del padrón electoral de 2.584.219 habilitados.

Fuente: Aquije Informa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: