thecommunicationslab

Lamentaciones contra el Politing: Todo un Decálogo.

In ARTÍCULOS Y MÁS on noviembre 19, 2009 at 5:47 pm

Por Carlos Salazar Vargas

Un traidor es un hombre que dejó su partido para inscribirse en otro.
Un convertido es un traidor que abandonó su partido
para inscribirse en el nuestro.
Georges Clemenceau

No falta quienes por mal entendimiento, deformaciones académicas, costumbre de ir contra la corriente, necedad o simple desinformación, no entiendan, eviten comprender, aborden erradamente o tengan ceguera temporal, con respecto al Politing, su campo de acción, su práctica, sus alcances y aún sus límites. Vale la pena relacionar una decena de estas críticas, sobre todo para tener en cuenta que la crítica, no es únicamente la situación del país, de cualquier país.

1. El Politing es sinónimo de manipulación. Obviamente si la orden prioritaria es conocer las necesidades gustos y deseos de quienes conforman el mercado electoral, al conocerlos, queda latente la nefasta posibilidad de manipularlos. Vale la pena comparar el proceder del experto en Politing con la de un galeno que al conocer los ocultos secretos más íntimos de sus pacientes, viola el juramento hipocrático y los utiliza indebidamente. Cabe preguntarse ¿quién es el malo, la medicina o el galeno? Consecuentemente, ¿es el Politing quien mal procede o el inescrupuloso experto quien mal lo utiliza?

2. El Politing es una pérdida de tiempo; de ahí que muchos políticos se aferran aún a las herramientas tradicionales. A estos pocos políticos -que más temprano que tarde los dejará el avión por no cambiar su famélica cabalgadura- conviene preguntarles ¿por qué si el mercadeo ha servido en el ámbito comercial, en el de servicios, en organizaciones sin ánimo de lucro, para promocionar ciudades…etc., ahora resulta que no es útil en el campo político y concretamente en el electoral?

Seguir Leyendo…


3. El Politing sirve únicamente para la forma, pero nada para el fondo. ¿En dónde queda, entonces, el marketing de ideas? Pensar así, es crasa ignorancia del alcance de este planteamiento.

4. El Politing estafa incautos. Y así puede ser, si lo que se presenta como tal no se ajusta a los lineamientos académicos y éticos, a los modernos desarrollos teóricos, a los novedosos avances de las diferentes disciplinas, englobados todos dentro del Politing y simplemente se fundamenta en habladurías, nefastas suposiciones y aquelarres de inexpertos y deshonestos.

5. El Politing No, un buen publicista y ya… Olvidan que la publicidad es sólo una de las 4P’s del Politing, entonces las otras tres (Propuesta, Precio y Punto) ¿dónde quedan? Más aún de qué sirve una publicidad sin estar dirigida a un mercado previamente segmentado, si no tiene pautas para diferenciar y posicionar la oferta política, si no cuenta con el conocimiento de lo que desean, quieren y les gusta a los lectores objetivo.

6. El Politing No, sólo un buen comunicador basta. Pero de qué sirve la comunicación sin tener en cuenta herramientas como la segmentación, la diferenciación, el posicionamiento, qué es lo que va a comunicar, por qué, cómo, cuándo y dónde. Con cuales características, motivos o razones.

7. El Politing vende invendibles. El marketing es muy diferente a la venta… mientras que el primero es estratégico, la venta es operacional: de día a día. Así mismo la venta se basa en las necesidades del vendedor, en tanto que el Politing pone el énfasis en las necesidades del elector. Y la respuesta es obvia ¿Serán los ciudadanos tan incautos, que permitan esto. Yo, personalmente, me niego a creerlo.

8. El Politing es una falta de ética. Si un político honesto sabe, entiende y comprende que utilizando esta herramienta puede hacer el bien, puede implementar sus ideas, poner en práctica su propuesta, echar a andar su proyecto de vida en bien de los electores, ¿no será que está cometiendo una falta a la ética si se rehúsa a utilizar esta herramienta para aumentar, elevar, incrementar las probabilidades de alcanzar la victoria y así, poder implementar su noble propósito?

9. El Politing como invento maléfico y nefasto del neoliberalismo, porque cataloga al mercado, como invención del neoliberalismo. En primer lugar, el mercado electoral -como la reunión de electores actuales y potenciales de una oferta política determinada- existe. Sencillamente, ocultar el sol con los dedos es imposible.

10. El Politing es un sofisma de distracción y para nada sirve. Basta con remitirse a las últimas campañas Políticas de cualquier candidato sensato en cualquier parte del mundo. Más aún, hay quienes aseveran que el cambio en México después de 70 años es producto de esta herramienta y que el nombre del presidente Vicente Fox, es sólo una circunstancia.

El temor a la competencia aunque comprensible, no es justificable, sobre todo cuando nunca antes se había tenido que competir por algún cargo de elección popular, no se sabía qué era luchar por la victoria, o competir con las mismas armas, por los mismos votos y por las preferencias de los electores, nunca se supo lo que era volver rentable los recursos disponibles. Toda esta carga cultural arraigada durante muchos años y aumentada por la inevitable reacción al cambio, hace que a todo lo nuevo se le tema o denigre para evitar temerle. Desafortunadamente, de la calumnia algo queda y puede suceder que estas críticas hagan carrera, similar al caso del candidato que era capaz de unificar toda la opinión pública del país…pero en su contra.

Fuente: Poblanerías

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: