thecommunicationslab

República Dominicana: Campaña del 2010 será costosa porque mayoría de candidatos carecen del dominio de temas

In REPÚBLICA DOMINICANA on noviembre 22, 2009 at 10:10 pm
El politólogo Belarminio Ramírez Morillo manifestó que las campañas electorales resultan más costosas cuando los candidatos carecen del dominio de los temas que interesan a los ciudadanos. Al dictar una conferencia sobre Diseño de Campañas Electorales y Marketing Político a estudiantes del Diplomado en Democracia, Gobernabilidad y Liderazgo Político que imparte la Escuela de Formación de la Junta Central Electoral, el experto electoral adujo que la ausencia de una clase política con el dominio cabal de los temas de interés colectivo, está haciendo más difícil la labor de los comunicadores, quienes en el proceso de construcción de la opinión pública, muchas veces tienen que hacer su trabajo y el que le compete a los políticos. El profesor universitario expresó que cuando los candidatos son personas con una imagen pública fruto de la discusión de los temas nacionales y locales, no es necesario hacer una gran inversión en la presentación para dar a conocer el producto, lo que abarata considerablemente las campañas electorales.

El autor del libro Claves para el Liderazgo Eficaz subrayó que lo que hará más costosa la campaña congresual y municipal venidera es el hecho de que las mayorías de los candidatos en contienda carecen de una imagen temática.

Belarminio Ramírez puntualizó que las mayorías de los candidatos son personas que se han mantenido al margen de la discusión mediática de los temas, o sea que no tienen posición sobre los temas de interés colectivo, y por tanto, hay que darlo a conocer a través de afiches, vallas, publicidad radial y televisiva, hecho que encarece a la campaña electoral.

El escritor y político adujo que una vía efectiva para abaratar las campañas electorales es postulando a personas que tengan dominio sobre los temas de intereses colectivo, condición indispensable para aprovechar al máximo la facilidad que ofrece la era mediática en que vivimos.

Dijo que el desarrollo y proliferación de los medios de comunicación demandan de un liderazgo político con dinamismo conceptual que incida de manera efectiva en el permanente proceso constructivo de la opinión pública.

El politólogo y abogado manifestó que los partidos políticos de mayor éxito e incidencia en el futuro inmediato serán aquellos que cuenten con voceros capaces, con dirigentes debidamente formados para edificar a los ciudadanos sobre los temas de interés colectivo.

Adujo que el partido del futuro no será un almacén de personas ricas y adineradas. El partido que demanda el futuro inmediato deberá ser una organización rica en recursos humanos con conocimientos y legitimidad adquirida mediante labor social y comunitaria.

Fuente: El Nuevo Diario

 

Bolivia: Proselitismo del voto cruzado

In ARTÍCULOS Y MÁS, BOLIVIA on noviembre 22, 2009 at 10:06 pm
El voto cruzado está reconocido por la Ley Electoral porque es un derecho ciudadano. Pero el proselitismo del voto cruzado revela una aguda falta de principios éticos, estéticos y políticos. Es como jugar poker al bluff, como especular en la Bolsa, como engañar en la timba. Es un recurso de tahúr, una artimaña de croupier, un ardid de pajpaco, un gambito de tránsfuga o pasapasa, que debería escandalizar a los electores y electoras del próximo 6 de diciembre.

¿Qué hubieran dicho los viejos falangistas si Óscar Únzaga de la Vega decía en 1956 que voten por Hernán Siles Zuazo porque era el más simpático, pero que sigan siendo falangistas? ¿Se podía hacer lo primero y mantener los principios éticos y estéticos de FSB?

Hasta hace poco los políticos eran filósofos políticos que no transaban con sus principios. ¿Qué ha pasado ahora que se dejan manipular por los marketineros de la política?

 
El marketing político ha enturbiado los principios políticos. Consiste en un juego de prestidigitación para sacar un conejo de la chistera y convertirlo en un candidato potable. Primero se lo somete a encuestas, sondeos de opinión, y esa especie magistral de la manipulación que es la consulta a grupos focales. Se parte sobre esa base y se averigua qué otro candidato está pisando el mismo ladrillo. ¿Para qué? Para destruirlo. ¿Cómo? Mediante la guerra sucia. Se investiga su pasado y se magnifican sus posibles errores hasta convertirlos en delitos. ¿Con qué objeto? Para verlo bajar en las encuestas mientras el candidato propio sube en ellas. ¿El programa? Para el marketing político no hay programa porque éste se construye según las pulsiones de los encuestados. Si ellos piden empleo, el candidato ofrecerá crear 500 mil empleos; si ellos piden vivienda, ofrecerá construir un millón de viviendas; si la coca les sale cara, ofrecerá subvencionar el acullico. ¡Todo al capricho de las encuestas! ¿Pero dónde quedaron los principios?

Evo Morales ha encabezado una ofensiva frontal contra el neoliberalismo que logró derribarlo. En lugar de esa ideología postula una revolución democrática y cultural que en los hechos es un fortalecimiento del Estado, un capitalismo de Estado y una atención a la propiedad comunitaria de la tierra, que ha entrado en colisión con el latifundio. En cambio los opositores han defendido en toda su vida política la economía de mercado, la iniciativa privada, el debilitamiento del Estado por ser “mal administrador”, el potenciamiento de los agentes económicos privados y la apertura de la explotación de recursos naturales a la inversión extranjera. ¿Pero qué comunión de principios puede haber entre ambas posiciones? ¿Con qué cara, entonces, se sugiere el voto cruzado, admitiendo la simpatía de Evo pero para restarle diputados por una artimaña de feria que no se sustenta en ningún principio?

Si se tratara de chistes en un programa de variedades, los políticos que predican el voto cruzado tendrían muy entretenido a su auditorio. Pero en el escenario político y con la seriedad con que argumentan, ¿a quién van a convencer? ¿Podrán reducir la política a una pantomima o una comedia?

El voto cruzado es una falta de respeto a los electores y electoras del próximo 6 de diciembre.

Fuente:

 

Chile: Un buen candidato

In CHILE on noviembre 20, 2009 at 9:12 pm
Por David Gallagher

De trabajo en Nueva York, pienso en cómo cambió el mundo en sólo un año. En noviembre de 2008, la ciudad estaba aplastada por la crisis. Ahora las empresas están con ganas de invertir. Un signo impactante del nuevo entusiasmo: la venta en un remate de una serigrafía de Andy Warhol, en casi 44 millones de dólares. Es un cuadro en tinta y lápiz, en que 200 billetes de 100 dólares están desplazados de a 10, en 20 compactas líneas horizontales. Algo nos dice del ambiente actual que estos dólares ficticios valgan tanto más que los reales. Algo sobre la inflación, quizás, pero aún más sobre las ganas de no seguir con dólares en efectivo, sino de convertirlos en activos físicos, cuyo valor provenga, como el del cuadro de Warhol, de la creatividad, la ocurrencia, la innovación.

La encuesta del CEP muestra lo mucho que cambió también Chile en un año. Si en noviembre del 2008, el 47 por ciento creía que la situación económica era “muy mala”, hoy día lo cree un módico 23 por ciento. Si entonces sólo el 31 por ciento creía que el país estaba “progresando”, hoy día lo cree un contundente 57 por ciento.

Por su parte, la popularidad de la Presidenta y de los conductores económicos ha subido del 43 y 32 por ciento al 78 y 69 por ciento. La Concertación también se ha visto favorecida. Hace un año, su tasa de aprobación era del 25 por ciento, sólo dos puntos arriba de la Alianza. Hoy ha subido al 41 por ciento, 14 puntos por encima de la Alianza.

Hace un año, con un Transantiago que despertaba una permanente bronca en los capitalinos, la pista parecía despejada para un candidato opositor. Hoy ya no lo está. Por eso es notable lo bien que se ha sostenido Piñera. Su desempeño en las encuestas no ceja. ¿Cómo lo hace? ¿Con una Alianza poco popular (Piñera es el único de su coalición entre los 10 políticos mejor evaluados del país), y un gobierno querido como nunca?

Hay una pista en las elecciones municipales del año pasado, en que a la Alianza le fue mal en concejales y bien en alcaldes. Demostraron que si bien la Alianza, como marca, tiene un techo bajo, éste es superado con creces por un buen candidato. Y eso es lo que es Piñera: un buen candidato. Así parece percibirlo una mayoría de chilenos, que no quieren perder la oportunidad de tenerlo como Presidente. Queda claro en el detalle de la encuesta CEP. Por ejemplo, los problemas del país más mencionados son delincuencia, educación, salud, empleo y sueldos. Cuando enseguida se pregunta cuál candidato da más confianza para enfrentar justamente esos problemas, Piñera barre.

Habla muy bien del votante chileno que sea capaz de superar sus prejuicios ideológicos y partidistas, para optar por un candidato nada más que por méritos personales. En un país que se recupera, y que tiene un gobierno ultrapopular, como el Chile de hoy, la gente parece apoyar a Piñera no tanto porque quiere un “cambio”, sino porque lo quiere a él. Un candidato que es favorecido tan claramente por sus méritos individuales tendría una gran legitimidad al llegar a la Presidencia. Una que le permitiría a Piñera construir una nueva mayoría que, por su amplitud, despejara la resistencia con que se topa la Alianza.

No debería ser tan difícil contruir esa nueva mayoría en torno a un proyecto de reformas modernizantes. Desde ya, no ha sido un éxito ese Frei estatista que han construido sus asesores, que parecen vivir en otra época, y que logran que él sea menos que su coalición. Enríquez-Ominami, por su parte, comprueba que la centroizquierda sigue con mucha vida cuando tiene un buen candidato, y se mantiene en su vertiente liberal.

Fuente: El Merccurio